París, objetivo cumplido

El alcalde regresa satisfecho de las dos intensas jornadas en la capital francesa


Pontevedra / La voz

Parte del discurso con el que la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, clausuró el pasado martes el fórum internacional Smart City Paris 2018 parecía que hubiera sido escrito desde el Concello de Pontevedra. La regidora habló de conseguir «una ciudad para los ciudadanos», de recuperar el espacio público, de reducir el tráfico en el centro, incluso de que aspira a bañarse alguna vez en el río Sena limpio de contaminación. Alguno de los presentes no pudo evitar evocar la imagen de Lores en el Lérez.

El discurso de Hidalgo llenó de satisfacción al alcalde pontevedrés, ponente en el fórum y fue el colofón de dos intensas jornadas de Lores en París. Las palabras de la alcaldesa vienen a refrendar que Pontevedra abrió el camino que muchas ciudades de todo el mundo quieren seguir ahora. Por eso Anne Hidalgo le dijo a Lores que Pontevedra fue «pionera».

En ese sentido, el alcalde regresó más que satisfecho de sus dos intensas jornadas en París, donde intervino ante cerca de 300 expertos en cambio climático, impartió una clase magistral en la universidad de la Sorbona y mantuvo sendas reuniones con el vicealcalde de París y con cuatro de los concejales del gobierno directamente implicados (Urbanismo, Arquitectura y Patrimonio, Transporte e Innovación), así como un breve encuentro con la propia alcaldesa. En ese sentido, el objetivo se cumplió perfectamente.

Sin embargo, a la hora de aplicar el modelo, hay alguna que otra reticencia. Existe consenso generalizado entre los expertos sobre que la filosofía de Pontevedra es la correcta, pero no todos ven facilidades para su aplicación. Muchos lo reducen a una cuestión de tamaño, cuanto más grande la ciudad, más difícil de aplicar. Otros temen a la masa crítica. Y a estos, Lores les recordaba que en Pontevedra las medidas adoptadas afectaron directamente a más del 60 % de los vecinos, que antes usaban el coche a diario, mientras que en París son solo el 10 % los residentes que usan el coche.

Lo cierto es que hay una diferencia de objetivos. Mientras en Pontevedra se concibió la transformación urbana para reconquistar el espacio público, de lo que se habló estos días en París fue de la reducción de la contaminación, un logro que aquí llegó como añadido, como consecuencia lógica de eliminar coches.

«Una ciudad pequeña como Pontevedra puede ayudar a cambiar las cosas»

El fórum de París tenía como lema Objetivo, cero carbono, y venía a ser algo así como aquella cumbre del clima a la que también fue invitado Lores en el 2016 y que se desarrolló en el mismo salón del Ayuntamiento parisino, el Hotel de Ville.

Una de las ponentes, Lola Vallejo, directora medioambiental de la fundación IDDRI, destacaba el valor de la experiencia de Pontevedra. «He oído hablar mucho sobre la ciudad de Pontevedra -afirmaba-. Sé que está tomando iniciativas que son muy importantes en la lucha contra el cambio climático, como reducir el tráfico, impulsar los desplazamientos a pie o en bicicleta. Por eso una ciudad pequeña como es Pontevedra está invitada a grandes eventos internacionales como este fórum, porque demuestra que las ciudades pueden ayudar a cambiar las cosas».

Otro experto, Piero Pelizzaro, de la oficina de medio ambiente del Ayuntamiento de Milán, también aplaudía el modelo de Pontevedra. «Es un modelo de buenas prácticas que valoramos muy positivamente», afirmaba al finalizar la ponencia de Lores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

París, objetivo cumplido