La abstención de Marea garantiza al BNG la aprobación del presupuesto

Los grupos recibieron el borrador de las cuentas, que ascienden a 76,3 millones


pontevedra / la voz

Los grupos políticos del Concello de Pontevedra recibieron este lunes el borrador del presupuesto municipal del 2019. Apenas media hora después de que el concejal de Facenda, Raimundo González (BNG), entregara el documento en papel a los concejales, Marea Pontevedra anunciaba su abstención en la votación de las cuentas. La postura que avanzó su portavoz, Luís Rei, despeja el camino al gobierno local del Bloque, que está en minoría con 12 de 25 concejales.

El presupuesto del 2019 asciende a 76.340.000 euros y dedica 12 millones a inversiones. ¿Por qué se abstiene Marea Pontevedra? Según Luís Rei, porque las cuentas son una fotocopia de las anteriores. «Se o ano pasado nos abstivemos e estes orzamentos son case un calco o lóxico é absterse e facilitar que o Concello teña un orzamento», aseguró. El edil recordó que cuestiones de la agenda social propuestas por su grupo como un plan de empleo juvenil o la renta social básica tenían una asignación en el presupuesto actual, pero no se gastó «nin un euro». Luís Rei no se negó a negociar las cuentas con el BNG, pero dejó claro que su posicionamiento no va a variar. El presupuesto no le convence, pero se agarró a que se podrían introducir cambios después de las elecciones de mayo del 2019 a través de modificaciones de crédito para tener «uns orzamentos reais».

Más críticos

Si Marea adelantó su planteamiento, más cautos y más críticos también se mostraron los portavoces del resto de grupos de la oposición. Rafa Domínguez (PP) afirmó que las cuentas son «continuistas» y que los grandes temas de la ciudad para los conservadores no están contemplados. «No hay transporte urbano, no hay partidas importantes para el crecimiento de los barrios, para el rural... Para nosotros es una profunda decepción», aseguró. Es la primera valoración de los populares, a la espera de estudiar con calma el borrador: «Este documento no lo podemos aprobar».

Por su parte, el portavoz del PSOE, Agustín Fernández, incidió en que es «muy prematuro» hace valoraciones nada más recibir el documento. Respecto a la posibilidad de negociar el presupuesto con el BNG, reiteró que eso implica una voluntad de llegar a acuerdos. «El de hace un año se ha cumplido solo a medias», remachó el edil. «Para negociar con nosotros hay que ser serios y en tanto en cuanto no se pongan en marcha cuestiones que faltan no vamos a negociar», dijo. Entre esas cuestiones citó dos estudios, uno sobre la recuperación de las riberas del Lérez y otro sobre la movilidad ciclista entre el puente de los Tirantes y la estación de tren y de autobuses. Otra cuestión que ya no depende del gobierno local es el tema de Mollavao, añadió.

En otro formato

Para María Rey (Ciudadanos) un presupuesto del siglo XXI debería entregarse en un formato que no fuera el papel. Más allá de esa queja, la concejala puso algún ejemplo de lo que no le gusta. «O servizo da grúa lévase catrocentos e pico mil euros cando sabemos que son trescentos e pico mil, co cal non é un orzamento adaptado á realidade. Volve ser un corta e pega do de todos os anos», señaló. También criticó que un plan de empleo se lleve menos de 300.000 euros, algo que no es suficiente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La abstención de Marea garantiza al BNG la aprobación del presupuesto