Un regreso estruendoso


No hace ni mes y medio desde que Teresa Casal cerró su etapa como militante socialista. Lo hizo, tal y como tituló La Voz, sin hacer ruido. «Simplemente, o luns presentei a miña baixa no partido -afirmaba-. Levo oito anos fóra do Concello e da política. É un paso lóxico». Aquella crónica concluía señalando que, si bien Teresa Casal cerraba un capitulo, «quién sabe si se abrirá otro en breve».

Y tan en breve. Ha vuelto y, ahora sí, con todo el ruido del mundo. Ayer en Marea Pontevedra se mostraban eufóricos. Hubo incluso quien se refirió a ella como «a nosa Manuela Carmena». Y es que nadie puede poner en duda que cumple los dos requisitos que se habían fijado para designar a la número 2 de la lista de Luís Rei: que fuera una persona de «relevancia política e social». Va sobrada de ambas, pero está por ver cómo se traduce eso en las urnas.

La noticia del estruendoso regreso no sentó nada bien en el seno del PSOE local. Hubo incluso quien lo vio como una traición. Seguramente, alguno de los que en el 2011 afilaban los cuchillos con los que acabaron apuñalando a quien había llevado al socialismo pontevedrés a obtener su mayor cuota de poder local en la historia reciente. En el PSOE temen que la incorporación de Tere Casal a Marea les reste posibilidades a la hora de recuperar antiguos votantes.

Aunque no es ni mucho menos el estilo de Casal, también hubo ayer quien recordaba aquello de que la venganza es un plato que se sirve frío...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un regreso estruendoso