La Guardia Civil ya ha decomisado más de una tonelada de moluscos en lo que va de año a furtivos


Poio / La voz

Un nuevo operativo conjunto de la Guardia Civil y el Servicio de Guardapescas Marítimo de la cofradía de San Telmo permitió interceptar este martes de madrugada a un pontevedrés con cincuenta kilos de almeja que habían sido extraídas ilegalmente en la ría de Pontevedra.

Sobre la una de la madrugada fue detectado un grupo de cuatro furtivos en la zona de A Seca, concretamente en el entorno de A Pinela, en Poio. Estos, al percatarse del despliegue policial, se dispersaron, si bien se consiguió interceptar a uno de los sospechosos al que le intervinieron unos sacos en los que transportaba las almejas irregularmente extraídas del banco marisquero.

Desde la Comandancia de la Guardia Civil resaltaron que tanto este furtivo, como sus otros tres compañeros que están en vías de identificación, serán denunciados ante el órgano competente de la Administración autonómica por una infracción a la vigente Ley de Pesca de Galicia.

Se da la circunstancia de que, en lo que va de año, la patrulla de seguridad ciudadana de la Guardia Civil de Pontevedra ya se ha incautado de algo más de mil kilos de almeja capturada ilegalmente en la ría de Pontevedra y se efectuaron más de una treintena de denuncias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Guardia Civil ya ha decomisado más de una tonelada de moluscos en lo que va de año a furtivos