La futura depuradora se enquista

La Mesa do Saneamento evidencia la lejanía entre Concello y Xunta mientras un 30 % del agua de la EDAR de Lourizán es marina y distorsiona su operatividad


Pontevedra / la voz

Posiciones muy encontradas. La enésima reunión de la Mesa do Saneamiento puso ayer de manifiesto el posicionamiento antagónico del Concello de Pontevedra con respecto al sector marisquero, la Xunta y otros ayuntamientos de la ría.

De este modo, Carme da Silva, concejala de Servizos, lamentó que no se hubiera aportado información nueva al respecto de las plan de saneamiento local y reiteró la oposición del Concello a la EDAR de Lourizán. De igual modo, sostuvo que el nuevo emisario «é incompatible co planeamento urbanístico de Pontevedra», por lo que anunció la presentación de alegaciones.

«Foi unha volta atrás. Parece que estiven vivindo o ano 2015 cando nos reunimos por primeira vez», lamentó, por su parte, María del Carmen Vázquez. La patrona mayor en funciones de Lourizán se mostró muy crítica con la posición adoptada desde Pontevedra, al tiempo que advirtió del riesgo real de que se cierren los bancos marisqueros en el caso de que no se actúe sobre el saneamiento de la ría.

Similar percepción tuvo la conselleira Ethel Vázquez: «Si que parecía que o Concello de Pontevedra estaba no ano 2015, os demais estamos no 2018». De hecho, la titular de Infraestructuras no dudó en instar a los distintos ayuntamientos, pero principalmente al capitalino, a que actúen en sus propias redes de alcantarillado, «nas que temos detectado importantes deficiencias».

En este punto, y tras incidir en que es una cuestión de competencia municipal, remarcó que «o 30 % do caudal de auga que entra na depuradora de Os Praceres é auga de mar. Significa que a rede de colectores do Concello de Pontevedra infiltra moitísima e a auga de mar, ademais de superar a capacidade da propia depuradora, dana os equipos de tratamento».

Y si Pontevedra tiene intención de presentar alegaciones al nuevo emisario, otro tanto ocurrirá con Marín. Su alcaldesa, María Ramallo, precisó que la misma se centrará en el trazado de la infraestructura «para desprazalo na parte final para ter a a garantía e a seguridade de que o punto de verquido non vai a afectar, sobre todo, as zonas de baño».

Precisamente, Ramallo defendió, por un lado, que la EDAR de Os Praceres siga dando servicio a los concellos de la comarca y, por otro, la pretensión de la Xunta de «desterrar o que se leva dito de que hai que facer depuradoras en Poio, Marín e Pontevedra porque non é posible e porque levamos 30 anos traballando no saneamento».

Licitación inmediata

En todo caso, su ampliación sería, en palabras de Ethel Vázquez, un proyecto a largo plazo, mientras que lo más inmediato se circunscribiría la reparación de las redes de alcantarillado, la construcción del nuevo emisario y las obras de mejora de la EDAR. Por lo pronto, la conselleira confirmó su intención de licitar estos dos últimos proyectos en paralelo a finales de este año o principios del 2019.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La futura depuradora se enquista