Los aviones se ceban con Dapena

El triatleta pontevedrés cierra con la victoria en Mallorca una temporada «de once» en lo deportivo, pero con demasiados altercados en los aeropuertos


pontevedra / LA Voz

Pablo Dapena tienen una cruzada con las compañías aéreas. Después de más de 30.000 kilómetros en el aire esta temporada, su regreso de Mallorca el pasado domingo volvió a empañar el triunfo con otro nuevo problema con su equipaje. Suma y sigue. Esta vez es su maleta la que no voló con él desde la isla balear. «Me dicen que tienen que meter el equipaje en la bodega y después de salir con media hora de retraso, aterrizo sin ella», explica el triatleta pontevedrés, que espera que llegue en un vuelo a lo largo del día de hoy. Hasta ahora, está sin documentación, objetos personales, ni llaves de casa. El colmo es que lo ocurrido viene a poner la guinda a una temporada de encontronazos con las compañías aéreas. Ahora fue la maleta, pero el pasado verano cuando se jugaba el título mundial de larga distancia en Dinamarca, su bicicleta tampoco viajó con él. Llegó medio día antes de la prueba internacional, que finalmente coronaría. Pero lejos de dejar ese altercado en una anécdota, regresó a España otra vez sin su bicicleta.

Los éxitos deportivos parecen inversamente proporcionales a los desastres que sufre con los equipajes. Y es que no queda ahí la cosa. «En Praga me volvió a ocurrir lo mismo con la bicicleta, llegó el día antes de la competición», explica Dapena. Para cualquier mortal puede parecer que es margen de sobra, pero la realidad es bien distinta. La bicicleta es su arma de trabajo y de entrenamiento, es una especie de prolongación del cuerpo de un campeón de triatlón.

En los 26 vuelos a los que se ha subido en los últimos once meses, cuatro de ellos han estado empañados por los retrasos de sus pertenencias. El de este domingo es la gota que colmó el vaso de su enfado. «Es algo que me supera, me parece una negligencia», explica Dapena, que horas antes escribía en su cuenta de Twitter: «Cómo se puede ser tan cenutrio de que yo entre de último en el avión, me digan que tengo que meter la mochila de mano en la bodega, que tengamos que esperar treinta minutos en el avión por restricciones aéreas y que mi mochila no aparezca en el lugar de destino. Es posible?».

Trece destinos

El triatleta pontevedrés cierra de la peor forma posible una temporada que él califica «de once». En estos meses ha recorrido Roma, Lisboa, Salou, Finlandia, Mallorca, Madrid, Dinamarca, Almería, Lisboa, Sevilla, Praga, Gran Canaria y Boiro para competir en campeonatos de triatlón de larga y media distancia. Ahora toca descansar. Ya en Pontevedra no quiere pensar en subirse a un avión. Aprovechará para estar con sus amigos y su familia. «No ha habido ningún resultado malo, he competido con regularidad y se me ha dado bien», explica Pablo Dapena, que ayer estaba centrado en un trabajo de oficina casi imprescindible cada final de temporada.

Dejando a un lado el mal trago de las compañías aéreas, el triatleta reconoce que antes de comenzar la temporada se encontraba en un buen momento de forma, que apuntaba a que el cierre del año sería positivo. «El día antes de empezar hacemos una especie de test y tenía el mismo ritmo y más facilidad», explica. La siguiente señal fue ganarle en abril en el Challenge de Gran Canaria a Patrick Lange, campeón del mundo en distancia Ironman en 2017 y 2018. Verse tan fuerte no hizo más que convertir en gigante al triatleta pontevedrés, que cierra el año con el título mundial de larga distancia bajo el brazo y demasiados sinsabores en los aeropuertos de todo el mundo. Fynn, Praga y ahora Mallorca han llevado al límite el buen carácter del triatleta, que espera que cuando hoy reciba su equipaje sea el punto y final a una temporada en la que las compañías aéreas se han cebado con él.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los aviones se ceban con Dapena