¿Necesita un cronómetro el pleno?

El PSOE llama la atención sobre la excesiva duración de algunas intervenciones y exige moderación


Pontevedra / La voz

La polémica está servida. En el pleno del pasado martes, el concejal de Infraestruturas, César Mosquera (BNG), tuvo una intervención de 14 minutos y 19 segundos. Fue para dar la réplica a una moción del PP en el espinoso asunto de los «lombos» de Montecelo.

No es la primera que Mosquera (o casi cualquier otro concejal, depende del asunto y del día) se explaya en sus intervenciones, pero el martes se produjo un hecho hasta ahora inédito: el portavoz del PSOE, Agustín Fernández, se quejó al alcalde. De hecho, fue él quien cronometró la intervención del concejal nacionalista, dando como resultado esos 14 minutos y 19 segundos.

Y ¿cuál es el problema? Pues que Mosquera prácticamente triplicó el tiempo del que disponía.

En julio del año pasado, la junta de portavoces llegó a un acuerdo provisional mientras no se modifique el reglamento orgánico del pleno. Ante sesiones interminables al coincidir en este mandato cinco grupos en la corporación municipal y no haber límite para presentar propuestas, se acordó, tras meses de discusión, limitar el número siguiendo un criterio de proporcionalidad. BNG y PP pueden presentar un máximo de tres, y PSOE, Marea y Ciudadanos, dos.

También se acordó limitar el tiempo de las intervenciones: siete minutos para el ponente, cinco para la primera réplica de cada grupo, otros tres para el que propone, dos más para cada grupo en la segunda réplica y finalmente, quien plantea la moción tiene dos minutos para cerrar el debate.

Mosquera, por tanto, tenía el martes cinco minutos para dar la réplica al PP, y acabó triplicando ese tiempo.

Fernández recordó que aquel acuerdo de julio del 2017 no le gustaba al PSOE, pero instó al alcalde a que, ya que existe, lo aplique. «Sistemáticamente -dijo- os representantes do BNG incumpren o acordado. O alcalde, como moderador do pleno, ten a obriga de regular o tempo das intervencións».

Tal vez al portavoz socialista le gustaría que el Concello de Pontevedra siga el ejemplo de la Diputación y habilite un cronómetro en los plenos. En la Diputación todos lo cumple a rajatabla (incluido Mosquera), ya que si se agota el tiempo, la presidenta retira la palabra a quien esté interviniendo.

De momento, en el Concello se opta por que cada concejal se autorregule. Pero visto lo visto, no es descartable que en un futuro más o menos cercano se imponga también el cronómetro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Necesita un cronómetro el pleno?