Las empresas reclaman que se ordene el tráfico en O Campiño

Dicen que hay camiones que tienen problemas para entrar en las naves o hacer giros


pontevedra / la voz

A finales de diciembre del 2017, el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, y una representación de la directiva de la comunidad de propietarios del polígono de O Campiño, que encabeza Fernando Paz, asistieron a la colocación de lombos y otros obstáculos para acabar con las carreras ilegales en el parque industrial. Quedaba solventado un problema importante. Pero en esa cita ya se ponía sobre la mesa una nueva reivindicación de los empresarios, que le decían al mandatario que era necesario reordenar el tráfico en todo el parque empresarial. El Concello decía que se pondría a ello e incluso anunciaba que la inversión en estos y otros trabajos ascendería a 212.000 euros. Pero ha pasado casi un año desde entonces y, aunque hay diálogo y buena relación con el Ayuntamiento, de momento no se atendió esa petición. Así que la comunidad de propietarios, que representa a 62 empresas, reactiva su reclamación sobre la reordenación del tráfico y del aparcamiento.

Los empresarios, según dijo ayer la administradora que lleva la comunidad de propietarios, tienen varias demandas. Para empezar, consideran que es necesario repintar toda la señalización viaria de las calles del parque industrial. Dicen que está prácticamente borrada, que confunde en lugar de ayudar al conductor y que se quedó totalmente obsoleta. En esa misma línea, se reclama que se ordene el aparcamiento. No en vano, ahora mismo impera la barra libre y a veces eso implica problemas con el tráfico. La comunidad de propietarios cree que sería una buena opción hacer un aparcamiento en condiciones en una de las parcelas municipales que hay en el polígono industrial. Señalan que sería muy positivo que pudiese aparcar tanto tráfico pesado como turismos. Y que si lo de los camiones no se ve viable que al menos los coches sí tengan este área disponible para estacionar. Recuerdan que hay empresas que cuentan con una mano de obra importante y que, por tanto, el tránsito es abundante. Preocupa especialmente que haya camiones que tienen problemas tanto para entrar en las naves como para realizar giros porque hay coches aparcados cercanos a los accesos o en las intersecciones, de ahí que se demande la reordenación del aparcamiento.

Aceras y zonas verdes

La comunidad de propietarios indica que el Concello también habló de construir aceras en algunos puntos para eliminar barreras arquitectónicas y lo que se le pide es que, si incluye zonas verdes, se garantice su mantenimiento. No en vano, tiempo atrás también hubo quejas dado que la maleza devoraba las aceras y las parcelas municipales. Ahora en ese aspecto se mejoró y la prioridad es ordenar el tráfico.

Los empresarios señalan que O Campiño es un parque con bastantes años a sus espaldas y que requiere mantenimiento para envejecer bien. No les falta razón. El polígono fue inaugurado por Manuel Fraga en diciembre del año 1994. Entonces, era el parque industrial con más demanda de todos los que había promovido Xestur hasta el momento. Actualmente, no hay suelo a la venta disponible en este polígono. Pero Xestur sí ofrece metros y más metros para construir en la vecina área de A Reigosa.

Maleza y basura colonizan aceras y zonas verdes en el parque industrial de O Vao

Si en O Campiño el problema es el aparcamiento, en la zona industrial de O Vao lo que más lama la atención es la descuidada estética del parque. Para empezar, en la zona más pegada a la carretera PO-531 y también al poblado chabolista hay un auténtico vertedero de basura. Allí se acumulan desde enseres como neveras a todo tipo de desperdicios.

Tras esa horrenda bienvenida, en la zona interior del parque también hay más descuido. Por ejemplo, en las proximidades de un almacén municipal la acera está inundada de maleza y de bolsas de plástico, latas y botellas tiradas por todas partes. «No hace falta decir nada, dando un paseo por el polígono queda claro que la limpieza no es mucha, aunque también es cierto que hay un descuido a la hora de tirar la basura, porque hay contenedores en los que se podrían dejar todos esos desperdicios», decía ayer un trabajador.

Lo mismo ocurre con alguna parcela colindante con el parque, que está llena de maleza y de desperdicios. «Y eso es un peligro, porque no queda muy lejos de las naves industriales», añadía otro usuario del parque de O Vao.

El pintado de la polémica

Por otra parte, en el polígono de O Vao continúa habiendo quejas por el pintado de la carretera PO-531 que se llevó a cabo en el mes de agosto. No en vano, la entrada al parque empresarial desde la carretera que va a Vilagarcía (en dirección a Arousa), que antes podía hacerse por dos puntos, quedó limitada a un acceso. Además, hay críticas porque la señalización horizontal no es demasiado clara en esta zona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las empresas reclaman que se ordene el tráfico en O Campiño