Homenaje a los vecinos de Mourente represaliados en el 36

Se trata de la parroquia que más relevancia política alcanzó en la República


La antigua escuela de Cons acoge este sábado, a partir de las 19.30 horas, un homenaje a los vecinos represaliados de Mourente, la parroquia pontevedresa que más relevancia política tuvo en el primer tercio del siglo XX. De allí era Manuel Portela Valladares, que llegó a ser presidente de la Segunda República. Su hermano por parte de padre, Heraclio Botana, fue diputado en Cortes y fundador junto a José Araújo, también nació en esta parroquia, del Partido Socialista en Vigo.

En el momento del golpe del 36 había dos vecinos ostentando el bastón de alcalde: Severino Couto, O Canteiro, en el Concello de Ponte Canedo (luego anexionado a Ourense) y Manuel García Filgueira, en el de Pontevedra, ocupando el sillón que dejara vacío Bibiano Fernández Osorio-Tafall tras su nombramiento como subsecretario de Gobernación.

«Todos eles pagaron moi cara a súa fidelidade á República. Botana foi fusilado, igual

que o fillo de José Araújo; Couto sufriu prisión e incautacións económicas; Portela

Valladares morreu no exilio e García Filgueira estivo agochado ata 1949», explicó el concejal Luís Bará.

El acto de hoy, organizado por la concellería de Patrimonio e Memoria Histórica, da continuidad a los celebrados en años anteriores en las parroquias de Salcedo y Lérez. Y además de homenajear a las personalidades más relevantes, «recoñece se o labor de toda a xente humilde da parroquia que sufriu directa ou indirectamente a represión».

Habrá un recuerdo especial para las mujeres, «as máis

esquecidas de entre as vítimas». Se hablará de las que sufrieron la represión directa, como la esposa de García Filgueira, Emma Mourón, que fue encarcelada con Carlos, su hijo más pequeño; como Otilia Meis, también encarcelada tras el asesinato do su padre, Ramón Meis; o como Saladina y Pérsida Riveiro Tomé, Maruja Fortes, Argentina Villaverde, Olivia Tomé o Celia Reboredo, algunas de las mujeres rapadas de la parroquia.

También serán homenajeadas aquellas que, sin sufrir este tipo de agresión directa, se vieron obligadas a convivir con el represor tras el asesinato de sus maridos o durante sus encarcelamientos. Es el caso de Isolina Villaverde, viuda del cantero Aurelio Torres, que sufrió numerosos registros e incautaciones económicas y que, tras el fusilamiento de su esposo en Carabelos, siguió adelante sola y viviendo a pocos metros de la mujer que lo había delatado.

Tanto estas historias individuales como la represión colectiva que supuso la quema en agosto de 1936 del local de la Sociedade de Agricultores, la Casa do Pobo, están recogidas en una publicación elaborada por el equipo del programa A memoria das mulleres de la Concellaría de Patrimonio, que será entregada a todas las personas que asistan al acto.

El grupo Foula pondrá musica a este homenaje, que tendrá como colofón el descubrimiento en la Escola de Cons de un panel con los datos más relevantes sobre la represión en Mourente. Tanto ese texto como el de la publicación fueron elaborados con la colaboración del profesor Álvarez Castro y decenas de personas de la parroquia, la mayoría pertenecientes familias represaliadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Homenaje a los vecinos de Mourente represaliados en el 36