Las cámaras exteriores del edificio judicial, inoperativas pese al nivel de alerta terrorista

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Emilio Moldes

Un vigilante de seguridad privada refuerza desde hace unas semanas en A Parda la labor de la Policía Nacional

14 sep 2018 . Actualizado a las 08:01 h.

Las cámaras exteriores del sistema de seguridad del edificio judicial de A Parda, en Pontevedra, están inoperativas desde hace bastantes semanas pese a que persiste el nivel 4 -el segundo más elevado- de alerta terrorista. Así lo denunciaron ayer desde el Alternativas na Xustiza-CUT, sindicato que señalaron directamente a la Xunta como responsable de esta situación: «Demostra o interese da Administración pola seguridade dos seus traballadores e cidadáns».

Incidieron en que carece de toda explicación el hecho de que, estando a un punto del nivel máximo de alerta terrorista, «se permita que uns edificios públicos coma os xulgados se atopen sen vixilancia de ningún tipo co tránsito de persoas diario que reciben».

Lo cierto es que, desde hace unas semanas, personal de seguridad privada está reforzando la labor que desarrollan los agentes de la Policía Nacional en segunda actividad adscritos a la vigilancia de este inmueble. Se trata de una medida que este sindicato considera insuficiente, ya que no dudan en señalar que, «a día de hoxe, a situación está peor que nunca, á falta de cobertura das xubilacións e vacacións fai que o edificio xudicial da Parda conte a día de hoxe só con dous membros do Corpo Nacional de Policía», remarcaron, al tiempo que advirtieron que esta situación se agravará con la jubilación de uno de estos agentes en el plazo aproximado de tres meses.