Picamillo retoma su lugar a la boca de la ría

La nueva baliza sustituye a la estructura de 1931 destruida por el temporal de hace dos años

.

SANXENXO / LA VOZ

La nueva torre baliza de Picamillo, en frente de punta Faxilda, en la parroquia de Noalla, se encuentra en avanzado estado de construcción y su estructura exterior se alza nuevamente a la vista de los navegantes y de los vecinos que transitan por el litoral sanxenxino o la isla de Ons. La anterior estructura fue derribada por Kurt, un temporal que azotó Galicia en febrero del año pasado, cuando olas enormes la barrieron literalmente de su soporte rocoso y la acabaron precipitando al fondo marino. La torre baliza es parte del dispositivo de señalización marítima que regula la navegación en la ría de Pontevedra y de la obra de su reconstrucción, por lo tanto, se ha hecho cargo la Autoridad Portuaria marinense. La obra la ejecuta Marcor Xove y cuenta con un presupuesto superior a los 700.000 euros.

El proyecto en ejecución comprende la construcción de una nueva torre, cuya estructura exterior está ya a la vista de los navegantes, y que mantiene el aspecto de la que se vino abajo en el temporal. La actuación comprende también una mejora de los materiales en la nueva obra, su ejecución y su cimentación, Las dimensiones de la torre también son las originales.

La obra actual implicó la colocación de una estructura de hormigón armado de nueve metros de altura encima del bajo rocoso y sobre la que está cimentada la señal marítima. Ese encofrado se remató a finales del pasado agosto. La estructura que se está ahora rematando consiste en una torre de otros nueve metros y medio de altura y que tiene una forma troncocónica. Para la ejecución de esta obra, la adjudicataria está utilizando una pontona de 24 metros de largo por 18 de ancho, equipada de doce flotadores y patas que pueden alcanzar hasta los 48 metros. Esta plataforma está diseñada para servir como base operativa de trabajo de los obreros, la maquinaria y otros equipos y materiales necesarios.

Además de la pontona, que se preparó en el puerto de Marín para esta tarea, en el de Portonovo estuvieron depositadas las piezas del forjado cónico que sirve de base a la torre, ahora ya incrustadas en la nueva baliza en el canal de Faxilda.

Picamillo fue uno de los dos puntos de la boca de la ría, junto con Camoucos, donde la Administración central actuó a principios de la década de 1930 para la mejora de la señalización marítima pontevedresa. Fueron unas obras algo polémicas en su día. Reclamadas por el sector pesquero, la de Camoucos estuvo sin luz de enfilación varios años, mientras que en Picamillo se construyó la baliza pero también se tardó en hacer la torre. Llegó a ser objeto de debate en el Congreso de los diputados en 1933, con un ruego a petición de Fernández-Osorio Tafall, para que el Ministerio de Marina la acabase, lo que se hizo más adelante. En la década de 1950 y 1960, Picamillo volvió a salir en reiteradas ocasiones porque se quedaba a oscuras al fallar su iluminación.

718.514 €

Presupuesto de adjudicación

La Autoridad Portuaria asume esta obra en el sistema de señalización marítima de la ría

8

Millas de alcance

La torre baliza mantendrá las características de la derribada en febrero del 2017

1931

La obra original

La baliza se colocó en ese momento, aunque la torre y su luminaria son algo posteriores

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Picamillo retoma su lugar a la boca de la ría