Y Juan los esperó en A Peregrina

Ponte1Reto completa el Camino solidario por Amencer y por su compañero, aquejado de una lesión mudular, que ayer los sorprendió en Pontevedra


pontevedra / La Voz

Poco antes de las nueve de la mañana, una serpiente de solidaridad formada por una treintena de corredores entraba en A Peregrina para hacer su última gran parada antes de continuar el Camino de Santiago, que el día anterior había arrancado de Oporto con el único fin de recaudar fondos para Amencer y homenajear a Juan Hernández, un compañero del equipo Ponte1Reto que sufre una lesión medular. Por él pusieron en marcha este gran reto que les tuvo desde la tarde del sábado sobre dos ruedas. 310 kilómetros sin parar con un desnivel acumulado de cuatro mil metros.

El camino iba bien, pero ninguno de los corredores sabía la sorpresa que tendrían al llegar a la Peregrina. Un permiso especial del hospital permitió a Juan esperarlos en Pontevedra. Todo el esfuerzo del día y sobre todo de la noche anterior se esfumó entre los abrazos de los que son sus compañeros de aventuras. «El año que viene gano la Epic Race», comentaba Juan, que está en rehabilitación para recuperar la movilidad que el pasado día 22 de junio perdió tras un fuerte golpe en una carrera nocturna. Él es el primer sorprendido de su evolución y después de demostrarle hace un par de semanas como se pone de pie, ayer quiso que sus amigos lo viesen en directo. Junto a los integrantes de Ponte1Reto y el equipo Los Biciosos, que se unieron en Tui a esta iniciativa, estaba parte del equipo del Froiz, con su director deportivo, Evaristo Portela, a la cabeza. «La verdad es que es tener fuerza y levantarse cada día y decir, ‘venga vamos’», comentaba Juan Hernández sobre su día a día en al unidad de lesiones medulares del Juan Canalejo.

Después de una foto de equipo que dio más fuerza que cualquier avituallamiento, los corredores se pusieron en marcha sobre las 9.30 horas para concluir el último tramo del Camino de Santiago. Antes de las dos de la tarde, la serpiente de la solidaridad atravesó la plaza del Obradoiro y se bajaban de la bici después de pedalear algo menos de 20 horas. Salieron de Oliveira de Azeméis, a 50 kilómetros de Oporto, y continuaron la ruta por Esposende, Viana, Caminha, Valença, Tui, Porriño, Redondela, Pontevedra, Caldas, Padrón, donde tuvieron el último punto de avituallamiento y Compostela. Reto conseguido por Juan y para recaudar fondos para que Amencer pueda comprar una bici adaptada. La campaña de donaciones sigue abierta en www.gofunme.com/elcaminodejuanparaamencer.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
1 votos
Comentarios

Y Juan los esperó en A Peregrina