La ría retuvo sus banderas azules y estrenó la vigilancia con drones

El dispositivo aéreo en Sanxenxo destacó en la localización de niños y avisos a barcos


PONTEVEDRA / la voz

Todas las playas de la ría de Pontevedra con bandera azul terminan la temporada con el mismo número de galardones tras las inspecciones realizadas por Adeac en la actual campaña estival. La principal novedad de este verano se encuentra en la utilización durante agosto de drones para complementar el servicio de vigilancia de los socorristas en Silgar y Montalvo, en Sanxenxo. Con la llegada de septiembre y el inicio inminente del curso escolar, cabe señalar que para el próximo lunes solo quedarán izadas en cinco arenales de Sanxenxo, Cabeceira en Poio y la playa fluvial de A Calzada en Ponte Caldelas. Ha llegado el momento de hacer balance y los concellos se muestran optimistas sobre el servicio prestado.

En Sanxenxo, con trece banderas azules -el mayor número de ecodistintivos de España- este año recuperaron la bandera azul las playas de Canelas y de Areas. Fue una noticia aplaudida por los usuarios. El Concello nunca dejó estos años a estas playas sin socorristas o servicios, porque son muy concurridas en verano. La recuperación de las banderas supuso un reconocimiento a la calidad de sus aguas y servicios.

Es en Sanxenxo, precisamente en Montalvo y Silgar, donde estuvo la gran novedad del verano: los drones. Operarios de la empresa arousana Telocrea Drones innovaron con un plan de colaboración con los socorristas. El portavoz de esta empresa, Jorge García, explicó que la experiencia fue positiva y que se atendió a una variedad mayor de situaciones de lo que se había previsto en un principio. Por ejemplo, en dos ocasiones se utilizaron los drones con cámaras para que los socorristas pudiesen localizar a niños, que se apartaron de sus padres. Silgar es una playa donde miles de personas aprovechan para el baño en un día de sol y no es tan fácil encontrar a un niño perdido.

Refuerzo de la seguridad

A petición de los socorristas en los dos casos donde se empleó un tiempo prolongado buscando a los pequeños sin éxito, se recurrió a este sistema novedoso. Los drones sobrevolaron Silgar y encontraron a uno en la playa y a otro en el paseo marítimo.

Otro de los problemas recurrentes en las playas en verano es la entrada de embarcaciones dentro de la zona destinada exclusivamente al baño. Para actuar en estos casos, Jorge García explicó que se dotó a los drones de un sistema de comunicación, por lo que se acercaban hasta los barcos que les señalaban los socorristas y transmitían un mensaje a sus tripulantes para que se alejasen del recinto protegido.

En esta misma línea se seguridad del baño, se sobrevoló en Montalvo a un buceador, ya que los socorristas querían cerciorarse de que no estaba pescando con arpón, lo que está prohibido. Desde la torre de vigilancia no podía concretarse qué estaba haciendo el buzo, pero el dron demostró que era inofensivo y que no portaba ningún arpón ni objeto peligroso.

El dron sirvió, de esta forma, como «apoyo al socorrista», como lo definió Jorge García, y nunca sustituyéndolo. El gobierno local estudiará la implantación de un sistema más consolidado para el próximo verano, visto la experiencia del ejercicio en curso.

En Sanxenxo también se han hecho este verano mejoras importantes en los accesos rodados a playas como Pragueira y Bascuas, una actuación muy demandada por los vecinos y numerosos visitantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La ría retuvo sus banderas azules y estrenó la vigilancia con drones