El Teucro se arma para salvarse

Una plantilla corta, con cuatro caras nuevas, para mantenerse en Asobal

.

pontevedra / LA Voz

Un mes de entrenamientos y ensayos fueron más que suficientes para testar al equipo. Ahora están a cuatro días de enfundarse la camiseta azul y saltar a la pista del pabellón para disputar el primer encuentro de Asobal ante el Sinfín. Para una parte del equipo esa es ya una rutina conocida, pero cuatro de ellos tendrán el sábado su particular puesta de largo ante su afición. Davor Cutura, Guillermo Fischer, Cangiani y Natan Suárez son las piezas de una ajedrez que maneja Luis Montes y que reciben la temporada con distintos enfoques, todos matizados por la motivación. No es para menos, solo en la pretemporada han sido los máximos goleadores azules. Todavía con ese buen sabor de boca que tiene haberse llevado in extremis la Copa Galicia, Facundo Cangiani reconoce que «a nivel personal tengo cosas que pulir, como la efectividad, en los últimos encuentros acusé, el cansancio de la pretemporada».

En el último fin de semana han disputado dos encuentros en apenas 24 horas y esta semana toca bajar la intensidad para no llegar al sábado sin fuelle. Hasta ahora entrenaban en doble sesión casi a diario, además de los encuentros que disputaban. «Físicamente ha sido un mes complicado, con mucho trabajo y poco descanso, pero eso ya es pasado», explica Davor Cutura que desde la segunda semana de agosto compagina las sesiones de Asobal con las de entrenador de la categoría infantil. El veterano jugador serbio de 39 años reconoce que ya se toma cada año como si fuese el último de su carrera, pero sobre la pista del pabellón recuerda que él, y espera que sus compañeros, estén aquí para «disfrutar» porque «va a ser una competición dura, somos optimistas, pero tenemos un equipo joven con mucho ánimo y con chavales sanos». Él sabe que una lesión puede ser el estoque definitivo de su carrera. De sus compañeros les separa no solo la experiencia sino las prioridades, la familia está en primer lugar después de más de veinte años jugando al balonmano. «Estoy muy contento de estar aquí, mi objetivo al venir a Pontevedra era disfrutar de estos últimos años», subraya.

Esa doble cara de la juventud es la que intenta domar el cuerpo técnico. Montes reconocía ayer que «el domingo ya se pudo ver las virtudes y los defectos de una plantilla joven, en algunos momentos esto puede acusarse». Y es que el Teucro arranca la temporada con una plantilla corta de 13 jugadores, a los que suma los chicos de Primera Nacional que pueden dar algo más de profundidad. Para combinar ambos equipos llegaron este año Sergio Pérez y Domingo Jesús Luis, que jugarán en ambos equipos.

Lucha diaria

Los equipos de Asobal se han reforzado y la competitividad ha ganado terreno en un año en el que jugadores como Natan Suárez pide «ganar los partidos de la primera vuelta para llegar más tranquilos a la segunda, aunque Asobal sigue siendo dura no es la liga de hace años». Cutura vuelve a tirar de experiencia casi para entonar un «menos mal». Si se volviese al nivel de competición de los noventa, muchos de los equipos actuales se caerían de la categoría. Cangiani es humilde, pero ambicioso y asegura que ahora «hay más regularidad, se escapa el Barça, pero del resto todos podemos ganar o perder». No falta optimismo en las filas azules. Lo ponen los nuevos y lo atesoran los veteranos. «Empezamos mejor de lo que acabamos, pero la integración del equipo ha sido muy rápida. Aún quedan desajustes, pero estoy muy satisfecho», resume Luis Montes cuando habla sobre el equipo que ha diseñado para un campeonato que ya está en tiempo de descuento. Los azules saltarán este año «a pelear cada partido como si fuese una batalla porque la salvación es luchar a diario».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Teucro se arma para salvarse