Multa a la cámara de comercio de Vigo por su plantón en Pontevedra

Sucedió en el año 1911

.

Los ánimos corrían muy alterados hace 107 años entre Pontevedra y Vigo. La cosa empezó con un vuelo del aviador Garnier, toda una novedad en aquella época. Las dos ciudades se disputaron el espectáculo acusándose mutuamente de haberse copiado. Varios días de polémicas y ríos de tinta por el honor herido de unos y otros se agravaron unos días después. Resulta que al gobernador civil no se le ocurrió mejor idea que citar al presidente de la cámara de comercio de Vigo a una reunión y a la que también asistirían el representante de la cámara de comercio de Pontevedra. Los vigueses decidieron no acudir acusando al gobernador civil de un «proceder parcial lleno de desconsideración» hacia la ciudad olívica. El gobernador civil no se anduvo por la ramas y cortó por lo sano. Impuso al presidente vigués una multa de 500 pesetas, toda una fortuna para la época. La cámara olívica replicó asumiendo entre su directiva el pago de la sanción y convocando una manifestación en Vigo. Ante el temor de disturbios el Gobierno envió a la ciudad olívica «a toda la fuerza disponible de la Guardia Civil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Multa a la cámara de comercio de Vigo por su plantón en Pontevedra