Un comienzo contra las cuerdas

Ninguno de los cuatro próximos rivales del Pontevedra perdieron


pontevedra / La Voz

Antes del partido del Pontevedra ante el Unionistas, Luismi decía que se fija las expectativas en bloques de cuatro. Dejaba entrever que en su cabeza va haciendo particiones en las que establece las metas de cuatro en cuatro, una especie de compartimento que le valen de análisis. No tiene la mayor importancia, pero sí es cierto que con el calendario en la mano y los resultados de la primera jornada sobre la mesa, las expectativas no son muy halagüeñas. Con la derrota ante el Unionistas pesando como una losa, el Pontevedra recibirá la próxima semana a la Cultural Leonesa, luego visitará Navalcarnero y volverá a recibir en la jornada cuatro de Liga al Valladolid B.

Ningunos de estos próximos rivales han defraudado en su primer partido de liga. Los tres han puntuado, aunque el Valladolid B y el Navalcarnero hayan conseguido solo un punto. La Cultural recibió en su feudo al Rápido con una goleada, que saldó el partido en apenas 15 minutos, mientras el Navalcarnero visitaba al vecino Coruxo para ganarle por la mínima hasta los últimos minutos de partido. El Pontevedra es el único de los cuatro que mantiene el casillero a cero. No es grave, la liga aún está empezando y los equipos buscan estabilizarse. A pesar de restarle dramatismo a los sucedido en Salamanca, el Pontevedra ve con la derrota unos fantasmas de la temporada pasada que quiere olvidar. Hace exactamente un año perdía ante el Celta B, ante el Rápido y el Cerceda. Tres derrotas consecutivas cuando no se contaban los bloques de cuatro en cuatro.

En ese momento, Luisito era quien llevaba las riendas del equipo granate, pero fue finalmente Luismi el que lo salvó de la quema de la promoción a Tercera. El técnico vigués rezaba por un buen comienzo como arma de motivación. El Pontevedra llegaba de la pretemporada con un cartel impecable, pero noventa minutos de competición oficial bastaron para tropezar contra un equipo recién ascendido al que temen sus rivales. Aupado por la afición y yendo casi a ascenso por año, el Unionistas advirtió el sábado que llegó para quedarse.

Además de las expectativas a medio plazo, las que se valoran en bloques de cuatro, el conjunto granate tenía como primer objetivo regresar con tres puntos de Salamanca, entre otras cuestiones, para enchufar a la afición después de un mal año. Hoy cobran interés las palabras que el viernes decía Luismi antes de partir hacia tierras charras. «Queremos hacer un buen año y eso es empezar bien, si arrancas mal es cuando empiezan las dudas y el nerviosismo, queremos iniciar un buen camino para no sembrar dudas», explicaba el míster. Ahora tienen la oportunidad de desterrar las dudas en los próximos encuentros, ya que en esta primera jornada de liga, no hubo margen para la sorpresas. Todos los partidos que se jugaron en casa tuvieron victoria local, salvo Unión Adarve, Internacional, Navalcarnero y Valladolid B, que empataron.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un comienzo contra las cuerdas