¡Mamma mía! ¿Dónde está Armenteira?

Un grupo de italianos que iba a hacer la Variante Espiritual se perdió en Pontevedra y acabó en la PO-531

.

pontevedra / la voz

Puede que haya un rifirrafe entre la Xunta de un lado y Amigos del Camino Portugués y la Mancomunidade de O Salnés del otro por la Variante Espiritual. Los segundos acusan al departamento autonómico de Turismo de no hacer lo suficiente por esta ruta alternativa al Camino Portugués, por ejemplo, con la señalización. Y desde San Caetano dicen que sí se invierte en ella. Sea como fuere, y ponga quien ponga las señales, si uno la recorre comprueba que, al menos en la parte pontevedresa, perderse no resulta fácil. ¡Hay flechas amarillas a cada paso! Pero hay quien se pierde. Vaya si hay. Ocurrió en distintas ocasiones en el último año y volvió a pasar ayer, cuando un grupo de italianos de la Toscana, mapa en mano, en lugar de enfilar hacia Poio, cogió la PO-531 hacia Vilagarcía.

El reloj marcaba las once de la mañana cuando este grupo, formado por varios muchachos y dos adultos, transitaba a orillas del atascado vial que va desde Pontevedra a Vilagarcía. Descubrieron el error cuando ya llevaban un buen trecho caminado y pasaban junto al restaurante El Abuelo Pintos. Preguntaron y fueron entonces conscientes de que, si seguían por esa carretera, no iban a pisar la Variante Espiritual. «Mamma mía, mamma mía», se les oía decir. Y acto seguido, mirando y remirando su mapa, se preguntaban en qué lugar del mundo estaba Armenteira, que era el objetivo de la etapa de ayer.

El caso es que, aunque eran conscientes de que la Variante Espiritual ya les quedaba lejos, decidieron seguir por la PO-531. Apenas hablaban español pero indicaron que esperaban no tener que dar un rodeo muy grande mientras volvían a mirar el mapa. ¿Qué les esperaba, en realidad? Lo más probable es que cogiesen la carretera que lleva hasta Mosteiro y que luego fuesen hasta Armenteira. En kilómetros no es que sea una barbaridad más que la Variante Espiritual, pero el paisaje y el camino es bastante distinto, ya que supone ir casi todo el tiempo por asfalto y toparse con viales tan complicados como la PO-531.

Al preguntarle a Tino Lores, presidente de Amigos del Camino Portugués por este nuevo extravío de peregrinos, se echa las manos a la cabeza: «Sabemos que pasa pero no le encontramos explicación. O llevan un GPS que les indica mal o cogen casas rurales apartadas y van sin seguir la ruta . No tiene explicación ir por la carretera de Vilagarcía, las señales están claras», indica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¡Mamma mía! ¿Dónde está Armenteira?