Pontevedra destapa su cara más diabólica por las calles y plazas

El popular Demo contó ayer con la especial colaboración de decenas de pequeños diablillos

s.b.

El mismísimo demonio se presentó en Pontevedra y lo hizo para disfrute de los más pequeños. Solo hacía falta un pequeño tridente y ganas de correr, reír y bailar para sumarse a la comitiva de «O Demo» más famoso de la ciudad, que hizo su visita anual. Los más pequeños disfrutaron de una tradicional fiesta que comenzaron bailando y la acabaron correteando por las inmediaciones de una Plaza de la Herrería atestada de pequeños diablillos. Al ver las primeras cámaras de televisión y los fotógrafos, la comitiva gritaba «arriba eses cornos» para dejar claro que, ayer, Pontevedra vivía en un pequeño infierno. La música de pasacalles amenizaba a la comitiva que comenzó su paseo desde los Arcos de San Bartolomé. Las trastadas de los demonios lograban unir cada vez más adeptos ante lo que, niños que acudían por primera vez, se llevaban los primeros sustos. «Es una tradición muy bonita. Ellos viven en Andorra y aún así vienen todos los años. El de un añito es la primera vez que viene y se asustó un poco, pero está genial», apuntaba la abuela Ana, orgullosa junto a sus tres nietos.

En la fiesta se dieron toda clase de «pecados»: diabólicos bailes, tridentazos, sustos o tirones de rabo a los «Demos» que se cobraban su particular revancha persiguiendo a sus pequeños secuaces. Al contrario de lo que se piensa, no solo los más niños disfrutaron por las calles de la Boa Vila. Sus padres y abuelos, acompañantes de lujo, acabaron uniéndose a la comitiva del «Demo» para bailar en corro y partirse de risa con las bromas de los infernales seres.

Incluso hubo tiempo para una segunda salida de la comitiva a las 20 horas, antes de que se viviese el Concierto de la Banda de Música de Salcedo, preludio de la «Foliada do Demo». La plaza de Curros Enríquez repitió el ambiente matinal y A Vacaloura Vermella y Os Chichisos hicieron bailar a los presentes.

Se puede decir que en el particular infierno pontevedrés, los más pequeños salieron indemnes y disfrutaron de lo lindo de la tradición más diabólica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pontevedra destapa su cara más diabólica por las calles y plazas