La feria de la Peregrina 2018, a toro «pasao»


La Ley 10/2017, de 27 de diciembre, D.O.G. nº1, martes 2 de enero de 2018, título III, capítulo I, artículo 16-2, página 27, señala que: "En todo caso, queda prohibido el acceso a los espectáculos taurinos en recintos cerrados a las personas menores de 12 años" ¡Empezamos bien el año!

Escuché al peón de confianza de uno de los espadas de la terna, en la corrida del pasado domingo 5 de agosto, lo siguiente: "Así empezó en Cataluña, prohibiendo la entrada a los niños en las plazas de toros…". "Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar", se dice en mi pueblo.

Pensemos que en Cataluña, la Fiesta desapareció por "obra y gracia" de separatistas, nacionalistas y demás "istas", que la "vergüenza torera" me impide señalar. En el caso de Galicia, la cosa nos ha venido dada por una Ley aprobada en un Parlamento con mayoría del Partido Popular. ¡Cosas veredes, amigo Sancho!

Se me dirá y con razón, que la mencionada Ley, en su artículo 4 (Competencias Autonómicas), apartado b, señala textualmente: «Autorizar la celebración de los espectáculos y festejos taurinos, que se regirán por su normativa específica». ¡Menos mal!

Parece que de momento, la Fiesta, a tenor de este apartado, se salva aquí. Y con ella la capitalidad taurina de Galicia, que junto con la del Camino Portugués a Santiago, la de las Rías Bajas, y la de la provincia que lleva su nombre, ostenta nuestra querida «Boa Vila».

Otra cosa será, y no me lo negaran, si el Gobierno Autonómico llegase a caer en manos de nacionalistas, podemistas, mareas «vivas ou mortas» y demás compañeros de viaje… entonces ya se vería. Ahí está el ejemplo de A Coruña…

La Fundación Toro de Lidia viene de advertir en su comunicado "Toros y menores de edad", que la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, en el punto 25 del informe de fecha 5 de marzo de 2018, que se trata de una opinión sin base científica alguna. No existe evidencia que demuestre los efectos negativos de la asistencia a espectáculos taurinos por parte de menores. Se introduce sin sustento ni deliberación previa. Una opinión basada en prejuicios, en el mejor de los casos. Muy al contrario de los tres estudios que se conocen en cuanto al tema en cuestión: la Comunidad Autónoma de Madrid en 1999 con cuatro equipos independientes (incluyendo tres universidades españolas). En México, el estudio científico de 2017 coordinado por el psiquiatra infantil Juan Cárdenas y la tesis doctoral realizada también en 2017, por el doctor David Guillén.

Padre de dos hijos y abuelo de dos nietos, pienso que no era ni es necesaria, una Ley como la aprobada por la Xunta de Galicia. Me explico; para aquellos que legítimamente consideran la Fiesta de los Toros como algo cruel y salvaje, con no llevar a sus niños a contemplar tan «desagradable» espectáculo, todo solucionado. A nadie empujan ni fuerzan para entrar en una plaza de toros. Para aquellos que como mi abuelo y mi padre, nos llevaban desde muy pequeñitos a mi hermano y a mí, a los festejos que daban en nuestro pueblo (Villanueva del Arzobispo - Jaén), estaban en su perfecto derecho y legalmente eran muy libres de hacerlo, ¿O no?. ¡Ah! y no solo a nosotros por ser los hermanos mayores; también llevaron a las tres hermanas que vinieron después y puedo asegurarles, que ninguno de los cinco arrastramos por ello ningún trauma ni suponemos peligro alguno para la ciudadanía, esté a favor o en contra de los toros…

Otorguemos pues a la exposición de motivos de la mencionada Ley, que entre otras cosas dice, «relevancia especial a la protección integral de la infancia y la adolescencia»… la importancia que realmente tiene.

¿O van a saber más de cuidado y protección para con los hijos, los legisladores que sus propios padres?

Fundación

No todo iba a ser malo. El caluroso verano trajo taurinamente hablando, como contrapunto, la presentación en Pontevedra del Capítulo de la Fundación Toro de Lidia, acto que se desarrolló ante un buen número de aficionados, en las dependencias del Liceo Casino y en el que intervendrían el ganadero Victorino Martín, presidente de la entidad, el matador de toros, Cesar Rincón y el periodista Chapu Apaolaza, portavoz de la Fundación. Esto sería el martes 24 de julio, en una jornada en la que no faltó la colaboración de la Coordinadora de Peñas Taurinas de la ciudad, y en la que resultó nombrado como Delegado de la citada Fundación en Pontevedra, el querido amigo y compañero, José Vicente Martín González, torilero de nuestra plaza, al que deseamos los mayores éxitos en su gestión, en pro de nuestra fiesta, de nuestra afición y de nuestra ciudad, que ostenta con orgullo la Capitalidad Taurina de Galicia.

Presidencia

También en este año, hemos estrenado presidencia en nuestra plaza de toros. El nuevo Jefe Provincial de la Unidad de Policía Nacional adscrita a la Comunidad Autónoma de Galicia en Pontevedra, Pablo Álvarez Montesinos, sustituyo al anterior encargado de tal cometido, José Manuel López Sánchez. Nuestra más cordial bienvenida al señor Álvarez Montesinos, al que solo podemos desearle mucha «suerte, vista y al toro…» y mas palmas que pitos. Y para el amigo que nos deja, feliz jubilación y a gozar con la familia tan merecido descanso.

Almohadillas

Vaya costumbre que tenemos en esta Plaza!! Arrojar al ruedo las almohadillas finalizado el festejo, hayan ido bien o no las cosas. ¡Anda que…!

En todo el orbe taurino, se hace esto, cuando la actuación del o los espadas de turno, resulta tan nefasta, que el «respetable arroja el mullido cojín» en prueba de su descontento y cabreo.

Yo no lo vi, pero me contaba mi abuelo, la que le cayó al recordado Manuel Rodríguez Sánchez Manolete -nada menos-, en una aciaga tarde del cordobés, mientras por la Puerta Grande era sacado a hombros, su eterno oponente, el mexicano Carlos Arruza. Esto sucedió en la Plaza de Toros de mi pueblo, un 7 de septiembre de 1944; el «Monstruo» de Córdoba, salió entre una nube de almohadillas escoltado por la Guardia Civil.

Aquí en la San Roque da lo mismo que el diestro este bien o mal; se le despide con «proyectiles» desde todos los tendidos, curiosamente con el nombre e insignia de Cruz Roja Española grabados en los mismos. Curiosa incoherencia. Que le pregunten si no a Roca Rey que le pasó el domingo 5, cuando aun paseaba la oreja del que cerraba plaza.

¡Por favor! Un poco de criterio taurino no está de más. Dejemos las almohadillas en los tendidos. No hacemos favor alguno a los voluntarios de la Institución arrojándolas al ruedo y de paso, evitamos posibles accidentes, -que ya los ha habido- y una patética imagen.

Banderas

Los mas observadores, habrán apreciado que en los mástiles situados al borde de la truncada cúpula de la Plaza de Toros, puerta del Tendido 6, al lado de Taquillas, junto a las banderas de España y Galicia, ondea por primera vez la de Europa, en lugar de la del Concello de Pontevedra. No es para menos.

Cuando Ayuntamiento y Diputación se han declarado abierta y públicamente antitaurinos, y han aprobado en sendos plenos por mayoría, la consideración de ciudad y provincia «libres de touradas», ¿Qué esperaban…?

Que yo sepa, en España y Francia, la fiesta de los toros goza de una protección especial, y aquí más cerca, -menos mal que nos queda Portugal-, nuestros vecinos siguen celebrando a su manera festejos taurinos.

De momento España, Francia y Portugal siguen siendo Europa, de ahí que su bandera ondee al aire de las Rías Baixas, con legitima razón, en la cúpula de nuestra entrañable y más que centenaria Plaza de Toros.

Conclusión

«La Tauromaquia forma parte del Patrimonio Histórico Cultural común de todos los españoles, en cuanto a actividad enraizada en nuestra Historia y en nuestro acervo cultural común, como así lo demuestran las Partidas del Rey Alfonso X El Sabio, que ya en el Siglo XIII contemplaban y regulaban esta materia».

Así reza el contenido del Preámbulo de la Ley 18/2013, de 12 de noviembre, para la regulación de la tauromaquia como Patrimonio Cultural, (B.O.E. nº 272, del miércoles 13 de noviembre de 2013), sancionada por el entonces Rey de España, S. M. Don Juan Carlos I.

Y digo yo, pobre de mí, profano en materia jurídica, si a una ley de rango nacional, pueden oponerse leyes o normas de carácter autonómico o local, como vino a resultar de lo legislado en Cataluña, Canarias y Baleares, donde en el caso de las primeras se prohibió la Fiesta de los Toros, y en la tercera lo están intentando. Y ahora Galicia, -«éramos pocos…» -, con esta prohibición del acceso a los menores de 12 años, al último «reducto» taurino de la Comunidad. Ahí queda eso, por si alguien recoge el guante…

El artículo 2 de la mencionada Ley señala lo siguiente: «La Tauromaquia en los términos definidos en el artículo 1, forma parte del Patrimonio Cultural digno de protección en todo el territorio nacional, de acuerdo con la normativa aplicable y los tratados internacionales sobre la materia».

Y el siguiente, en lo tocante al deber de protección resulta tajante: «En su condición de Patrimonio Cultural, los poderes públicos garantizaran la conservación de la Tauromaquia y promoverán su enriquecimiento de acuerdo con lo previsto en el artículo 46 de la Constitución Española».

Item plus, ¿es que va a resultar ahora, que nos prohíben enseñar cultura a nuestros hijos y nietos, porque tengan menos de 12 años? Valiente incongruencia, visto lo visto…

Y aquí lo dejo. Un saludo afectuoso a cuantos aman la Fiesta, -y a los que la odian, también, faltaría más-. Que DIOS reparta suerte a todos y hasta el año que viene. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La feria de la Peregrina 2018, a toro «pasao»