El tribunal administrativo de Galicia desbloquea el contrato de las piscinas

Desestima el recurso presentado por una empresa y deja vía libre a la adjudicación


Pontevedra / La voz

El Tribunal Administrativo de la Contratación Pública de Galicia ha ratificado el proceso seguido por el Concello de Pontevedra para adjudicar la nueva concesión del complejo deportivo de Campolongo y deja vía libre con ello a la adjudicación definitiva del contrato.

El ente autonómico intervino a raíz del recurso presentado por una empresa cuya oferta había quedado excluida del proceso al no cumplir los parámetros relativos a la eficiencia energética, un aspecto que otorgaba hasta un máximo de 18 puntos y del que se exigía acreditar un mínimo de 6. La valoración técnica del concurso otorgó 0 puntos a la oferta presentada por la empresa Carpa Servicios y Conservación SL en lo referente a eficiencia energética, por lo que esta quedó automáticamente excluida del proceso.

Este siguió adelante y la mesa de contratación municipal acabó proponiendo a la actual concesionaria, Serviocio, para un nuevo contrato que tendrá una vigencia inicial de veinte años.

Cuando la junta de gobierno local ya había iniciado la adjudicación del contrato, Carpa SL formalizó el recurso ante el citado tribunal, lo que motivó de inmediato la paralización del proceso. Ahora, con la desestimación de la alegación -contra la que no cabe recurso por la vía administrativa-, el Concello vuelve a poner en marcha la maquinaria administrativa para resolver definitivamente el concurso y el nuevo contrato.

Según explicó ayer el portavoz del gobierno local, Raimundo González Carballo (BNG), aún queda un camino administrativo por recorrer antes de que se puedan acometer las obras valoradas en tres millones de euros para la modernización de las instalaciones, un compromiso adquirido por la adjudicataria.

De momento, por una cuestión legal tienen que transcurrir quince días hasta la firma del contrato; a continuación la empresa adjudicataria tendrá un plazo de entre dos y cuatro meses para presentar el proyecto definitivo para la reforma de las instalaciones; después, el Concello dispondrá de un máximo de dos meses para analizar y dar el visto bueno al proyecto; y a partir de ese momento -todo parece indicar que no antes de que remate este año-, se podrían iniciar las obras.

El contrato que firmará Serviocio será por veinte años y, además de asumir en solitario el coste de las obras (sin recurrir a la ayuda municipal), la empresa abonará un canon de 60.000 euros anuales al Concello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El tribunal administrativo de Galicia desbloquea el contrato de las piscinas