¡La canción del verano!


Estamos a las puertas de las fiestas de la Peregrina, días de animación, bullicio y fiesta en la ciudad, que me traen evocaciones a mi niñez, de las fiestas delante del balcón de mi casa. Me sentía afortunado por vivir frente a la entrada del paseo de Montero Ríos donde, como ahora, estaba el recinto ferial. Recuerdo escuchar las canciones de las verbenas desde casa, que eran sobre todo las canciones del verano. Estoy hablando del año 69, 70, 71... Y grupos y cantantes como Fórmula V, Karina, Los Diablos o Nino Bravo.

El alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, sorprendió a propios y extraños con una canción para abrir la precampaña electoral, con videoclip incluido, con intención de ser la nueva canción del verano “Segue cara adiante”... Pero, visto el recorrido que llevó, se ha quedado en intento. No caló en la ciudadanía, ni parece que en sus propios acólitos.  ¿Veremos a Lores de telonero de algún concierto de las fiestas de la Peregrina 2018? En vista del éxito del alcalde de Vigo, Abel Caballero, que subió de telonero del concierto de Maná _ quien paga manda_, todo es posible.

“¡Segue cara adiante!”, dice el estribillo de la canción. Pero no nos dice hacia dónde seguir.  Me pregunto: ¿Hay un mensaje oculto? Podría ser, pero como no soy Iker Jiménez para desentrañarlo, me quedo con la imagen de los zombis de la serie “The Walking Dead”, caminando  siempre hacia adelante, y como muertos vivientes, sin una meta que alcanzar o proyecto que realizar. ¿Queremos esto para Pontevedra?

Continuando con las canciones, me viene a la cabeza el tango que cantó Gardel “Volver”,  que en una de sus estrofas dice: “Sentir que es un soplo la vida. Que veinte años no es nada….”. Lores dice, como el tango, que veinte años no es nada, pero son muchos para ejercer cargo político, y se nota, sobre todo en la forma de gobernar, la actitud al afrontar el día a día de gobierno municipal, en perder la perspectiva de lo que piensan sus vecinos. Sí que son muchos años. El proyecto está agotado. Disculpas y enemigos externos son el pan de cada día ante los fracasos de su política municipal. Proyectos estrella de los programas electorales, recordemos el compostaje en la campaña del 2015, han pasado a proyecto estrellado y con gran contestación social. El PXOM, durmiendo en un cajón. Eso sí, después de pagar más de 700.000 euros, con dinero de los ciudadanos de Pontevedra. Frases como "No hay ninguna relación directa entre industria pesada ni de la industria en general con la riqueza de ninguna ciudad", dejan claro qué modelo de ciudad quiere. Y lo dice sin rubor, incluso con chulería o descaro. Ciudad de servicios... Pero qué tipo de servicios, porque solo hace falta ver las calles de nuestra ciudad y en todas el único tipo de servicio que prolifera y abre es hostelería, bares y cafeterías para ser más exactos.

Los ciudadanos de Pontevedra nos merecemos algo más que una mala canción del verano. Nos merecemos un proyecto de ciudad para los próximos 20 o 30 años y, por lo que vemos, tanto el alcalde como el BNG no lo tienen. Es el momento de pensar en alternativas y reflexionar. ¿Cuál va a ser la Pontevedra de nuestros hijos, de nuestros nietos? ¿La basada en una mala canción del verano o la basada en un proyecto de desarrollo de ciudad, de creación de puestos de trabajo, de gestionar para todos, y con todos me refiero a los siempre olvidados vecinos de las parroquias del rural pontevedrés…? 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¡La canción del verano!