«Toros, mientras venga gente al coso, seguirá habiendo en Pontevedra»

«No le doy la mayor importancia», afirma con respecto al acuerdo plenario del lunes contrario a la tauromaquia


Pontevedra / La voz

Con un sencillo, a la par que contundente, «no le doy la mayor importancia. Es algo normal y corriente», el empresario Eduardo Lozano, propietario de la plaza de toros de Pontevedra, valoró ayer el acuerdo del pleno municipal de Pontevedra de declarar a la ciudad del Lérez como contraria a los festejos taurinos.

-En todo caso, la de Pontevedra es la única feria taurina que sobrevive en Galicia.

-Por lo que tenemos que luchar es para que siga con la misma salud que tiene. Normalmente, cuando una plaza se cierra es porque no tiene buena salud, que la gente deja de ir a los toros, deja de interesarle la feria y, lógicamente, se acaba cerrando, pero se hace así por falta de asistencia, no porque los antis quieran cerrarla. Ahora mismo, la de Pontevedra tiene muy buena salud, hay cerca de tres mil abonados entre peñas y aficionados.

-¿A qué cree que se debe el bajón de asistencia de las últimas temporadas?

-Hemos tenido unos años en los que ha venido menos gente, pero ha sido por la crisis tan severa que hemos padecido. No le echo la culpa a otra cosa que no sea la crisis. Parece que la economía está empezando a resurgir y esperamos que, al mismo tiempo, vuelva a asistir a los toros la misma gente que iba antes.

-Aunque asumo que es muy pronto para valorarlo, ¿cómo va la renovación de abonos?

-Hasta ahora bien, pero hasta el último día no se podrá saber si los han renovado todos o no, además de que luego tenemos un par de días para nuevos abonados -viernes y sábado próximos-, con lo que hasta finales de semana no se sabrá si ha ido o no mejor que el año pasado.

-En todo caso, y ya en el plano artístico, es un cartel difícilmente superable. Está Diego Ventura, que acaba de hacer historia al ser el primer rejoneador en cortar un rabo en Las Ventas, pero también Talavante, el triunfador de San Isidro, o El Julio, galardonado a la mejor faena de esta feria...

-Sí. Creo que la feria de este año, por el hecho de que había que echarle una poca más de gasolina, es la más completa de los últimos tiempos. Espero que el público responda a ese esfuerzo que estamos haciendo. Y creo que lo va a hacer viendo la opinión de los aficionados. Están muy contentos con los carteles tan bien rematados que hemos conseguido.

-¿Qué es lo más complicado a la hora de confeccionar un cartel de este nivel?

-Lo más complicado son las fechas. En Pontevedra las estamos dando -las lidias- los dos primeros domingos de agosto que hay toros en Francia y toda España, por lo que tenemos que madrugar muchísimo para que las figuras no se comprometan con otras ferias. De hecho, terminan estos festejos y en septiembre ya estamos haciendo la feria del año siguiente para que nadie se nos adelante. Estos domingos hay muchísimas corridas y todavía tiene más peligro Francia que España.

-Este año no debuta ningún torero, pero sí dos ganaderías.

-La de Daniel Ruiz es una ganadería que están lidiando todas las figuras en todas las ferias, mientras que Virgen Marín procede de Juan Pedro Domech. Son ya las clásicas que van a las corridas.

-Después de tantos años vinculado al mundo de los toros, ¿se acuerda de su primera feria?

-De eso hace ya muchos años, más de cuarenta... Por ejemplo, en el Mundial de 1982 organizamos una corrida especial para la selección italiana y de eso hace ya... Y no eran las fiestas de A Peregrina y fue bastante bien. Mientras existan las treinta y tantas peñas que tenemos ahora, Pontevedra tiene vida taurina. Si los sobrinos, que ya empiezan a funcionar en esto, tienen la misma afición que los tíos, Pontevedra puede estar tranquila. Toros, mientras venga gente, seguirá habiendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«Toros, mientras venga gente al coso, seguirá habiendo en Pontevedra»