«As trampas fixeron moito dano»

El grupo de voluntarios de Pontevedra valora de forma positiva el trabajo para luchar contra la velutina. En otros concellos arrecian las quejas por falta de medios

.

PONTEVEDRA / LA VOZ

El Concello de Pontevedra ponía en marcha hace un año un grupo de voluntarios para luchar y paliar el impacto de la avispa velutina en el municipio. El germen de esa especie de brigada estaba en unos apicultores aficionados de la parroquia de Campañó, que ya venían trabajando por su cuenta desde finales del 2016, como recordaba este miércoles el portavoz del grupo, José María Domínguez.

Durante meses se realizó una labor preventiva de eliminación de nidos. Los veinticinco voluntarios desarrollaron su labor divididos en cinco zonas. Pero, ¿cómo se presenta el verano? «Con traballo bastante. Aínda que nas zonas onde se trampeou ben e en profundidade estamos bastante contentos. Si fixo moito dano o trampeo do inverno», apuntó José María Domínguez. El portavoz del grupo hace hincapié, no obstante, en que es pronto para bajar la guardia. «Non se sabe se a formación dos niños vén retrasada polo tempo, pero no caso das colmeas estamos sen velutina. Coas trampas collemos máis de trescentas raíñas, e nas colmeas quitando as raíñas quitamos os niños», añadió este apicultor.

En otras parroquias de Pontevedra sí se están retirando nidos ubicados sobre todo en árboles situados en montes o fincas. Marcón, Campañó o Tomeza fueron zonas donde se actuó. Un caso especial es Lérez. «É unha parroquia que está ao lado do río e iso atrae á vespa asiática. Sacamos cerca dun cento de niños. Ademais da cercanía do río, en Lérez só hai dúas persoas involucradas», indicó José María Domínguez. En esta parroquia el grupo retiró hace unos días un nido muy grande que tenía 40 centímetros de diámetro, ya que a estas alturas de año lo normal son entre 12 y 15 centímetros.

El grupo de voluntarios de Pontevedra, que actúa bajo la coordinación de los técnicos de la concejalía de Medio Ambiente Natural, comparte la tesis de otros concellos de que hacen falta más medios. «Compartimos esa opinión, pero nós imos ao noso e tentamos retirar os niños nun prazo non superior a unha semana, ou en dez días como máximo. Desde logo Protección Civil non é culpable dos retrasos, a competencia sobre a xestión de pragas é da Xunta, que ten unha empresa, Tragsa, que está desbordada», remachó el portavoz del grupo de Pontevedra.

La Xunta no quiere entrar en polémicas. Desde la Consellería de Medio Rural solo apuntan que en lo que va del 2018 se retiraron 104 nidos en Pontevedra, 30 en Ponte Caldelas y 3 en Barro. Precisamente, Barro es uno de los municipios que exige a la Administración autonómica más recursos para combatir esta plaga. Cuenta con un grupo de voluntarios y la Asociación Stop Velutina Umia. En Caldas, es Protección Civil quien subraya que todos los medios que recibieron de la Xunta en dos años fueron «una pértiga y cuatro trajes». Este año registraron unos 50 avisos para retirar nidos. «Somos voluntarios y se van sacando según podemos», argumentan.

Votación
4 votos
Comentarios

«As trampas fixeron moito dano»