Mucho más que máquinas de sobresalientes

María Hermida
maría hermida PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

RAMÓN LEIRO

Sus notas, de matrícula de honor, son la excusa para hablar con ellos. Pero tienen bastante más que contar

10 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Quienes necesiten motivos para creer en el futuro deberían sentarse a hablar, un día cualquiera, con cuatro chavales como Carlos Ben, Pablo Carballo, Emma Silva y Lara Sanmartín. La excusa para entrevistarles son sus notas, ya que todos obtuvieron matrícula de honor en segundo de bachillerato y sus medias se mueven en una horquilla impresionante: del 10 redondo al 9,33. Pero hay mucha historia más allá de los números. Hablan del presente, de cómo afrontan la preparación de la ABAU (antigua selectividad), esbozan el futuro inmediato, cosen sus sueños estudiantiles y miran también al mañana más lejano: «Si haces algo que te gusta, lo haces bien y eres bueno no creo que te vaya mal», suelta Lara al hablar de cómo estará el panorama laboral cuando ellos terminen las carreras que prevén iniciar este mismo año.

Se les reúne en el instituto Valle-Inclán de Pontevedra, que es el centro donde han estudiado la secundaria y donde acaban de terminar bachillerato con matrícula de honor. El primero en llegar a la cita es Carlos, que ha hecho pleno de dieces. Se ríe cuando se le pregunta por esa media imposible de superar: «O último curso non me pareceu difícil, pero si intenso... as notas son importantes, pero parécemo máis a cantidade de cousas que vas aprendendo, que este curso foron bastantes». Carlos prepara la ABAU con la tranquilidad de que, salvo catástrofe, no tendrá pega para entrar en la carrera que quiere: «Coa nota de corte non creo que teña problema. Quero facer Matemáticas en Santiago, non piden moito». Carlos, que se confiesa perfeccionista, tiene previsto vivir con familiares, aunque no le daría miedo si tuviese que irse a un piso de estudiantes. «Penso que me apañaría ben», manifiesta. Es buen lector de novelas y toca el piano, aunque insiste en que solo lo hace como aficionado.

Música y deporte

Para cuando Carlos habla de la música ya se sumó a la conversación Emma. Ella llega agobiada con los temas que le quedan por tocar antes de ir a la ABAU. Los demás la tranquilizan, y ella indica: «Ojalá no me pusiese tan nerviosa». Luego lo piensa fríamente y reconoce que debería confiar en sí misma. Tuvo una media casi de diez en el bachillerato y quiere estudiar Veterinaria. Concretamente, le gusta la rama de la psicología animal. ¿Podrá compaginar los estudios universitarios con los de su carrera musical? Toca la flauta travesera y esa pregunta todavía tiene la respuesta en el aire.

Y la charla se completa con Lara y Pablo. Los dos quieren estudiar lo mismo: un doble grado de Física y Matemáticas, que es la carrera con más nota de corte en Galicia, con un 13,356 de 14 posibles, y que en otras universidades españolas también tiene un acceso complicado. Así que ellos, con medias en bachillerato brillantes, tampoco pueden despistarse en la ABAU si quieren lograr su objetivo. Teniendo en cuenta lo que se juegan, podrían estar nerviosos. Pero no. Pablo indica: «No te puedes agobiar o va a ser peor, si ya lo hicimos bien durante el curso confiemos en los resultados de estas pruebas. No hay que tener miedo, son fases por las que tienes que pasar». Y Lara apostilla: «Yo soy muy de marcarme horarios y objetivos. Miré todos los temas y ahora cada día repaso dos. Me reservo la víspera para relajarme... al tener todo planificado no me pongo nerviosa», indica.