Ence lidera los deberes pendientes

Intentar revertir la prórroga de la concesión de la pastera en Lourizán es la demanda número uno de los socialistas pontevedrés al nuevo gobierno de Pedro Sánchez


Para cuadros y militantes del PSOE pontevedrés la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno propicia una oportunidad única de intentar revertir la prórroga que la administración Rajoy decidió otorgar a Ence por 60 años más. La decisión que tomó Mariano Rajoy y su gabinete en funciones, comunicada el 25 de enero de 2016, fue el desencadenante de la declaración como «persona non grata» que una mayoría de la Corporación (con el PSOE votando junto a Marea y BNG) decidió contra el ilustre vecino, de ese modo repudiado por el Ayuntamiento de su propia ciudad.

La decisión del Ministerio de Medio Ambiente anterior pretende proteger la permanencia del asentamiento industrial en Lourizán alargando la ocupación de terrenos de dominio marítimo-terrestre que, en otro caso, debería cesar el próximo 29 de julio. Esta circunstancia temporal en cuanto a la prórroga «es clave» dice Tino Fernández, portavoz municipal del PSOE y abogado, para acometer un reto que consideran los socialistas pontevedreses que colmaría sus aspiraciones con la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa. Admiten que «es muy complicado, pero no imposible llegar a conseguirlo».

Un atajo legal

Mañana lunes, día 11, la ejecutiva local del PSOE se reunirá para valorar la nueva escena política devenida de la moción de censura; la caída de Rajoy y la llegada del nuevo gabinete presidido por Sánchez. En el temario de demandas que los socialistas pontevedreses reclaman al «gobierno amigo» figura en primerísimo lugar, Ence. Después, las infraestructuras viarias pendientes. Tino Fernández, Maica Larriba y demás integrantes de la dirección local urgirán al flamante presidente a resolver si el Gobierno mantiene su oposición al contencioso-administrativo entablado por el Concello de Pontevedra para frenar y revertir la prórroga que la «administración Rajoy» posibilitó en «tiempo de descuento». Hasta la moción de censura, el anterior Gobierno se oponía como método para defender la decisión que tomó a favor de la pastera.

En el seno del PSOE local aún creen que existe un atajo legal para intentar dar marcha atrás a la prórroga que pasa inicial y necesariamente por un cambio de estrategia del Gobierno de la Nación que debería de dejar de oponerse a los recursos entablados por la administración municipal. Es decir: los socialistas pontevedreses van del ganchete en este asunto con el gabinete municipal de Fernández Lores y hacen suya la tesis que el propio alcalde exponía por carta a Pedro Sánchez. Lo normal será que el presidente Sánchez le pase la papeleta a su ministra de Transición Ecológica, lo que constituye un contratiempo añadido debido al incipiente desembarco de Teresa Ribera al renovado Ministerio y que aún tiene que designar a su equipo de colaboradores pues en el primer consejo del viernes, apenas llevó nombramientos.

Los socialistas pontevedreses son conscientes de que hay una lucha contra el crono para que prospere su anhelo, pues los plazos están reglados y son escasos. Y deben asumir que la empresa no se va a quedar de brazos cruzados. Ence cambió de estrategia hace años con la llegada de Juan Luis Arregui. De una actitud silente pasó a desenvolverse con celeridad tanto en los despachos como en el foro judicial. Y además ese cambio se traduce en una política de comunicación de pronta respuesta como demostró en esta semana al replicar la carta del alcalde al presidente Sánchez tildando a Fernández Lores de «populista» y apelando a que aguarde a la resolución de los recursos presentados.

Acelerón de obras públicas

En segundo lugar y a notable distancia del «asunto Ence», el PSOE local aguarda del nuevo Gobierno amigo mayor celeridad con diversos proyectos de obras públicas, bien en ejecución o en predisposición de. Ese cambio de actitud será una demanda que acabará sobre la mesa del ministro de Fomento.

Por supuesto que los socialistas pontevedreses deberán asumir que el Gobierno de Sánchez ciertamente «se tiene que comer con patatas» los Presupuestos Generales del Estado 2018 que Rajoy venía de aprobar con la ayuda de Ciudadanos y PNV.

Su ejecución -siempre y cuando al PP no le salga su maquiavélica maniobra de enmendarse a sí mismo en el Senado- condicionará las actuaciones del ministro Ábalos, quien ya tiene consignados 28 millones de euros a gastar en obra pública en el municipio capitalino. De ese montante, la cuantía principal será para pagar a Construcciones San José el tramo en ejecución de la circunvalación entre Figueirido y A Ermida-Marcón (15,2 millones) y los 3 restantes serán para trabajos preliminares del siguiente tramo que discurre hacia Pilarteiros (Xeve).

La demanda del PSOE pontevedrés al ministro José Luis Ábalos será que se aceleren los plazos y se disponga el gasto de las cantidades consignadas pero no ejecutadas. Así como que se garanticen las partidas necesarias (hasta 100 millones de euros) para completar la circunvalación de la ciudad. Algo como lo que ocurre por ejemplo con la imprescindible reforma del Nudo de Bomberos al que los Presupuestos Generales del Estado 2018 destinan solo un millón de euros, es decir la sexta parte del montante total necesario.

Toda una papeleta teniendo en cuenta la delicada aritmética parlamentaria con la que debe sobrevivir el Gobierno de Pedro Sánchez en lo que resta de mandato hasta las próximas elecciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Ence lidera los deberes pendientes