El Estado solo dedica 11.100 euros al año a cuidar el edificio de Hacienda

El inmueble se cerró en el 2010 y lleva en venta, sin éxito hasta ahora, desde el 2013


Pontevedra / la voz

Apenas 11.100,29 euros. Esa es la cifra que destinó el año pasado el Estado a labores de mantenimiento de la antigua sede de Hacienda en Pontevedra, un inmueble que se reedificó en el siglo XVIII y que lleva desde el 2010 cerrado a cal y canto. Pese a que forma parte, con el vecino convento de San Francisco, de un conjunto catalogado como monumento histórico-artístico desde hace más de un siglo, el Estado apenas gasta 925 euros mensuales en la conservación de un edificio que desde 1932 hasta el año 2010 albergó la sede de Hacienda en la ciudad de Pontevedra. Una cantidad que apenas cubriría los gastos de vigilancia, si es que la hay, del edificio.

El coste del mantenimiento del inmueble figura en una respuesta facilitada a la senadora de En Marea Vanessa Angustia, que se interesó por el estado del edificio y por los planes del Estado para el mismo. «La recuperación y el aprovechamiento de viejos edificios púbicos es una asignatura pendiente», subrayaba la senadora, y a la vista de la respuesta dada desde el Gobierno a buen seguro que se ratifica en dicha apreciación, ya que apenas se confirma que el inmueble está a la venta -«esta incluido en el programa para la puesta en valor de los activos inmobiliarios del Estado»-, y que durante el coste anual de mantenimiento del mismo ascendió en el 2017 a esos exiguos 11.100,29 euros.

Sin embargo, el Gobierno deja sin responder explícitamente varias de las preguntas que formulaba Vanessa Angustia que posiblemente sean las que mas pueden interesar en la ciudad de Pontevedra. Por un lado, «¿se plantea el Gobierno de España hacer uso de este edificio público en un futuro próximo? ¿A qué funciones estaría destinado?».

Y, por otro lado, «¿piensa el Gobierno traspasar la titularidad de este edificio público a la entidad local respectiva para su uso y conservación?».

Con respecto a esta última pregunta, cabe recordar que el Concello de Pontevedra se interesó por el futuro del edificio desde el mismo instante en que Patrimonio del Estado lo incluyó en ese programa de enajenaciones de inmuebles de titularidad pública en abril del año 2013. Incluso trató de negociar por aquel entonces una cesión de uso compartida con la Diputación Provincial para garantizar el uso público del edificio, algo que Hacienda no llegó a contemplar.

Necesaria recalificación

El inmueble, por lo tanto, sigue oficialmente a la venta, tal y como se confirma en la respuesta facilitada a la senadora de En Marea. Patrimonio no atiende en este caso a las más que evidentes dificultades que tendría un inversor privado para lograr la recalificación del edificio, que ocupa una superficie de cerca de 2.200 metros cuadrados en pleno corazón del centro histórico de Pontevedra, dispone de semisótano, bajo y dos pisos, y cuenta con 5.967 metros cuadrados construidos.

El inmueble está calificado como equipamiento público, por lo que un hipotético uso hotelero requeriría una complicada tramitación. Por no hablar del elevado coste de restauración de un edificio que durante más de un siglo ha acogido oficinas.

En Marea se interesó en el Senado por el futuro del inmueble pontevedrés

La última operación de Patrimonio en Pontevedra fue la subasta de la vieja comandancia

Cuando en el 2013 se puso en venta el antiguo edificio de Hacienda junto a otro centenar de inmuebles en todo el Estado -ese «programa para la puesta en valor de los activos inmobiliarios del Estado»- no se ocultaba que el objetivo primordial era hacer caja en un momento en que las arcas públicas sufrían las consecuencias de la crisis económica.

En aquel programa se incluyó también el viejo caserón en la esquina entre Loureiro Crespo y Casimiro Gómez que durante décadas albergó la comandancia de la Guardia Civil en Pontevedra, que llevaba todavía más tiempo sin uso, desde el 2006. Su propietario, la gerencia de Infraestructuras y Equipamientos de Estado, pretendió en un primer momento su recalificación para llevar a cabo una operación inmobiliaria, pero el trámite no llegó a hacerse efectivo.

Tras muchos años languideciendo, deteriorándose y siendo foco de críticas vecinales por su más que evidente deterioro, hace apenas un par de meses el Estado logró venderlo. La firma DomusVi se hizo con la propiedad del viejo caserón al ofertar 1,48 millones de euros. Un precio sensiblemente inferior a los 1,8 millones en que se tasó el inmueble en el 2013. El edificio será reconvertido en una residencia privada para mayores que los actuales propietarios quieren abrir en el horizonte del 2020.

Recientemente, Marea Pontevedra lamentó que el Concello no haya mostrado durante todos estos años el menor interés en hacerse con la propiedad de la vieja comandancia para que el inmueble siguiera en manos públicas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Estado solo dedica 11.100 euros al año a cuidar el edificio de Hacienda