El fuego calcina tres naves industriales en Saiar y deja cuantiosos daños

El incendio hizo revivir en Caldas la pesadilla de Brenntag y de Frigoríficos Devesa


caldas / la voz

«Es una desgracia ver cómo en menos de 24 horas no queda nada, ni máquinas ni materiales. La única satisfacción es que no haya habido daños personales». Cándido Lago, administrador de la empresa Dismonte (Distribuciones y Montajes Técnicos), ponía palabras a un estado de desolación tras el incendio que la pasada madrugada afectó a su nave y a otras dos en la zona industrial de Saiar, en el municipio de Caldas de Reis. El fuego también calcinó las instalaciones de Transportes Devesa y de Arapiedra Mármoles.

Fue un particular quien avisó al 112. Pasaban algunos minutos de las doce de la noche y el alertante aludía a que había una nave ardiendo en el polígono industrial. Según el jefe de la agrupación de voluntarios de Protección Civil de Caldas, José Sieiro, los primeros en llegar a la zona fueron ellos y la Policía Local. El hecho de que hubiera tres naves contiguas y los materiales del interior hicieron temer lo peor. Enseguida se pidieron refuerzos y los servicios de emergencia estuvieron trabajando durante toda la noche en la extinción del fuego.

Participaron los Bombeiros do Salnés, do Morrazo, del Baixo Miño, de Pontevedra y el Grupo de Apoio Loxístico (GALI) de la Axencia Galega de Emerxencias, además de miembros de los GES y Protección Civil de Caldas, A Estrada, Valga y Padrón. Lo ocurrido con la química Brenntag el 1 de septiembre del 2006, cuando un incendio destruyó la nave y provocó una catástrofe medioambiental, obligó al Servizo de Gardacostas de Galicia a activar el plan Camgal en fase de alerta para evitar que materiales procedentes de la extinción afectaran al río Umia. Al final no hubo consecuencias en el cauce.

Más de 80.000 litros de agua del camión nodriza del GALI se emplearon en sofocar las llamas. «La complejidad se debió a los componentes que había en una de las fábricas, neumáticos, aceites... y hubo que atacar las tres naves a la vez», comentó Sieiro. Los bomberos apuntaron que se alcanzaron los mil grados.

Momento para ayudar

Por el momento se desconoce el origen del fuego, aunque casi está descartado que se iniciara en Dismonte. En esta nave no se elabora materia prima y solo se realizan algunos cortes. La empresa tiene en Vigo sus oficinas de venta. En una primera estimación, Cándido Lago sitúa en unos 300.000 euros las pérdidas en maquinaria y materiales. Se salvó un camión que estaba en Vigo. «Este es el mejor momento para que los clientes nos ayuden, al igual que las Administraciones», señaló el administrador.

Una investigación que ya está en marcha determinará el origen y la causa del incendio. Un fuego que hizo revivir en Caldas no solo la pesadilla de Brenntag sino también el incendio que el 15 de febrero del 2012 destruyó la nave de Frigoríficos Devesa en As Veigas de Almorzar (Bemil). El que era su dueño, Manolo Devesa, es hermano del propietario de Transporte Devesa.

El alcalde, Juan Manuel Rey (PSOE), recordaba ayer esos negros antecedentes. «Me avisaron sobre las dos de la madrugada y no parecía tan grave. A las cuatro me volvieron a llamar y a las seis me fui para allí. Las más afectadas fueron la marmolería y Dismonte. Es inevitable no pensar en Brenntag y en Frigoríficos Devesa. Esa zona está gafada», señalaba el regidor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El fuego calcina tres naves industriales en Saiar y deja cuantiosos daños