A dos puntos del descenso

Segunda B Cinco equipos luchan por salir del pozo en la penúltima jornada

.

pontevedra / LA Voz

El final de liga entra en su situación más crítica. Cinco equipos están en cuidados intensivos y luchan por dar el salto a la vida. Entre ellos está el Pontevedra. Cuando todo parecía que se le ponía de cara para recibir el alta, un nuevo golpe lo deja a las puertas de infierno. Le toca seguir sufriendo y peleando para evitar el peor desenlace. Con el Toledo y el Cerceda casi sentenciados, queda ver que pasa de ahí hacia arriba. Entre la Gimnástica y el Pontevedra solo hay dos puntos de diferencia, pero un abismo en la clasificación, uno está salvado en el puesto decimocuarto y el otro en descenso. Lo peor es que el próximo fin de semana podría dar un vuelco con cualquiera de los resultados de la zona baja. Y para más, la penúltima jornada de liga hay demasiados cruces directos. El Pontevedra recibe al Unión Adarve, mientras el Coruxo espera al Fuenlabrada y la Gimnástica y el Valladolid disputan un partido a muerte.

Los granates esperan dejar sentenciado el encuentro antes de la jornada 38, la última del año y con menos cruces complicados. El Pontevedra tendrá, además la oportunidad de despedirse de la mejor forma posible ante su afición. Juegan el último partido en casa en un año en el que no han cumplido las expectativas con las que arrancó. Venía de jugar el play off de ascenso la temporada pasada y diseñó una plantilla para reeditar ese final, sin embargo los contratiempos y los cambios lo dejan al final de liga a dos puntos del descenso y con una derrota de 3-0 ante un rival directo que se le presuponía asequible. Venían de ganarle al Valladolid B y Segovia parecía un escenario favorable para sentenciar la liga con los 44 puntos que matemáticamente le darían la salvación.

No solo fallaron en un partido plagado de errores y que como ya ha pasado en más de una ocasión este año se desequilibró al recibir un gol en el minuto dos de juego. Con el marcador por debajo, el Pontevedra tiende a ahogarse. Y el pasado domingo ocurrió eso y algo aún peor, una doble tarjeta amarilla aparta a Nacho López del último partido en casa. El asturiano acababa de recuperarse de una lesión y después de sustituir a Darío Flores en el encuentro anterior ante el Valladolid salió en el once de partida en La Albuera. Ahora se cae para el próximo encuentro al igual que Álex González, que todavía estará sancionado el próximo domingo. Así que Luismi se prepara para un partido vital sin dos jugadores claves.

La plantilla granate regresó ayer a los entrenamientos, aunque hoy tendrán jornada de descanso. En sus caras todavía se podía ver el fastidio de lo ocurrido o como dicen algunos de ellos «las dimensiones del fallo». Hoy valdrá como jornada de reflexión para hacer borrón y cuenta nueva mañana. Desde entonces ya solo vale pensar en las posibilidades de ganar a un equipo como el Unión Adarve y dar a la afición ese caramelo que se merece después de un año de continuos altibajos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A dos puntos del descenso