La recogida de tapones se reorganiza para que no cese la ayuda a niños

Banta, que se llevaba tapas de Pontevedra, cierra, lo que obliga a buscar alternativas

.

pontevedra / la voz

Ser solidario recogiendo tapones está al alcance de todos. Es tan fácil que algunas de las entidades que fueron pioneras en la recogida de plásticos se vieron desbordadas por tantas donaciones y tuvieron que cerrar al no poder asumir tanto trabajo. Le pasó hace tiempo al Banco de Tapones de Barbanza y en una situación idéntica está ahora, el Banco de Tapones de O Baixo Miño (Banta), que anunció su cierre por falta de directivos que tomen las riendas después de haber prestado auxilio a treinta niños con necesidades especiales. El caso es que Banta tenía algunos puntos de recogida en la comarca de Pontevedra. Es más, contaba con colaboradores que a su vez recogían en numerosos sitios. Tras conocerse la disolución, estos empezaron a moverse para ver qué se podía seguir haciendo con los tapones. Y la conclusión está clara: sí o sí se va a seguir ayudando a niños y se va a seguir taponeando, un verbo que ya todo el mundo conjuga. ¿Quién se llevará los plásticos que Banta ya no asumirá? Buena parte irán a parar a la Fundación Amigos de Galicia, que da la bienvenida a todos estos nuevos puntos de recogida y elogia el trabajo hecho por Banta.

Las gestiones todavía están en marcha porque Banta aún está haciendo su última recogida antes de cerrar. Pero posiblemente en la página web de Amigos de Galicia puedan verse pronto estos nuevos puntos que se van sumando. De momento, la entidad cuenta con 50 puntos en la comarca de Pontevedra en los que depositar tapones. En Pontevedra tiene 23, desde tiendas, bares o gimnasios pasando por colegios, institutos y locales públicos. En estrecha colaboración con la fundación trabaja la Taponeta Solidaria, que se encarga de hacer llegar a Amigos de Galicia muchos de los tapones que se van recogiendo por la comarca, tal y como ayer explicaban sus fundadores. La Taponeta se va pasando por distintos puntos, lleva los tapones hasta una nave de Curro y ahí los recogen los camiones de Amigos de Galicia, que luego se encargan de llevarlos a la empresa que los recicla a cambio de un importe para causas solidarias.

La idea que ayer transmitía Amigos de Galicia, la Taponeta o los hasta ahora colaboradores de Banta en Pontevedra es que nadie debe dejar de recoger tapones por el cierre del banco. Hay alternativas de sobra para donarlos. Incluso parece que se está formando una nueva entidad solidaria entre Vigo y Pontevedra, pero sus promotores todavía no quieren decir nada al respecto.

Os Palleiros, por su cuenta

Otra opción para donar tapones en Pontevedra es la de Os Palleiros. La protectora también tiene punto de recogida y, en su caso, lo que hace es sufragar gastos de los animales con lo que saca de la venta de todos estos plásticos. Gloria Cubas, la presidenta, señalaba ayer que se pueden donar los tapones tanto en horario de mañana como de tarde en el refugio canino que tienen en Campañó (Pontevedra).

Álex Guntín es el pequeño al que ahora mismo está ayudando Amigos de Galicia

La campaña de la Fundación Amigos de Galicia, esa misma que se mueve gracias a los tapones, debería estar ayudando ahora mismo a Nahir y a Álex, dos niños con necesidades especiales. Pero, desafortunadamente, el corazoncito de Nahir dejó de latir a principios de este mes. Así que la campaña ha tenido que continuar únicamente con Álex, como ayer señalaba su madre, Vanessa Álvarez, que no podía dejar de nombrar a Nahir: «Pienso en ella continuamente y en su familia. No la vamos a olvidar», decía. Luego, recordaba quién es Álex. Se trata de un pequeño con parálisis cerebral que ya ha cumplido once años. «¡Cómo pasa el tiempo, no puedo creer que se haya hecho tan mayor!», señalaba Vanessa.

Álex es vigués, pero la realidad es que se pasa los días en Pontevedra. No en vano, es usuario del centro de Amencer en Lourizán desde bien chiquitín. Dice su madre que esta entidad es lo mejor que les ha pasado en la vida: «Álex es feliz en su colegio, venir a Amencer le da la vida. Fue la mejor decisión que pudimos tomar», insiste Vanessa.

La campaña que tiene en marcha Amigos de Galicia para ayudarles, con los tapones como cómplices, tiene una finalidad clara: que Álex pueda volver a someterse a una terapia de fisioterapia denominada Therasuit. Vanessa recordaba ayer que la primera vez que hizo el tratamiento fue en Madrid y que en los últimos años acude a A Coruña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La recogida de tapones se reorganiza para que no cese la ayuda a niños