Saleta Castro: «Se me pasó por la cabeza retirarme, pero entrené mucho»


pontevedra / LA Voz

La triatleta Saleta Castro no ha empezado de la mejor manera posible la temporada en Sudáfrica. Viajó para competir en el primer Ironman de la temporada, pero el resultado no fue el esperado para ella. «Empezó muy bien en el grupo de cabeza, iba líder de mi grupo, pero en los primeros kilómetros de bici me daban calambres en los cuádriceps y me dio un bajón», señala todavía desde el continente africano.

A pesar de ese mal comienzo consiguió remontar en la maratón, pero no fue suficiente y se quedó en el duodécimo puesto, cuando su objetivo era finalizar entre las ocho primeras. «Se me pasó mil veces retirarme, pero entrené mucho para estar en Sudáfrica. Salí a correr en el maratón con buenas sensaciones y en el kilómetro 13 empecé a correr súper bien e hice un buen registro. Hay que buscar por qué no salió en bici», subraya Saltea Castro, que regresará un par de días a descansar a Pontevedra para estar con la familia antes de coger rumbo a Lanzarote, donde entrena con un equipo ciclista belga. La triatleta reconoce que ahora toca pensar y sacar conclusiones de lo ocurrido porque fueron muchos meses de preparación. Buscaba en Sudáfrica puntos para clasificarse para Hawaii 2018, pero aunque no está todo perdido, necesita replantearse a qué pruebas acudirá ahora. «Necesito hacer dos Iroman, estoy pensando en hacer un P2000, pero solo me vale el segundo puesto para conseguir los puntos necesarios y sino iré a Frankfurt e intentar hacer un sexto puesto. Quiero intentarlo hasta julio», señala Saleta Castro, que en el caso de Sudáfrica recorrió 3,8 kilómetros a nado, 180 en bicicleta y la maratón, como punto final al Ironman. «La última parte es la más dura, hay que ser muy fuerte psicológicamente. A ese nivel es brutal, el dolor que sientes en el cuerpo no es comparable con nada que hayas sentido antes. Hay que estar concentrado las nueve o diez horas que dure la prueba», reconoce la triatleta pontevedresa, que pese a no cumplir su objetivo intenta sacar lo positivo de la prueba. A ella no le valen las excusas.

No hay excusas

Tuvo problemas en el vuelo a Sudáfrica, pero reconoce que «no hay excusa porque no hay cambio de hora». Solo achaca parte de la culpa al clima. «Era la más dura por muchos factores. Por ser la primera del año, además en Europa venimos de estar en invierno y fue difícil sacar los entrenamientos. La diferencia fue importante. Al ser una de las primeras grandes del año, todas quieren clasificarse para Hawaii», indica Castro, que compitió junto a grandes nombres como Lucy Charles o Susie Cheetham.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Saleta Castro: «Se me pasó por la cabeza retirarme, pero entrené mucho»