La violencia machista repunta en Pontevedra

El pasado año, se registraron 275 delitos, un 12 % más que en el 2016, y se pidieron 44 órdenes de protección


Pontevedra / La voz

Cuando aún persisten los ecos de la histórica manifestación en pro de la igualdad del pasado 8 de marzo, el Poder Judicial reveló ayer que el 2017 se cerró con un repunte de la violencia machista en la ciudad de Pontevedra. A fin de cuentas, los juzgados capitalinos contabilizaron 275 delitos, un 12 % que un año antes.

La mayor parte de los mismos, concretamente 174, fueron calificados como lesiones, mientras que medio centenar se circunscribieron a delitos contra la libertad. Si bien bajo esta denominación se encuadran aquellos casos de privación de libertad, como secuestros y detenciones ilegales, lo cierto es que también abarca lo que son las amenazas y las coacciones, conductas que estuvieron detrás de la práctica totalidad de estos hechos delictivos.

El CGPJ, por otro lado, refiere que nueve denuncias aludieron a infracciones relativas a la integridad moral de las víctimas, ocho fueron por delitos contra el honor y dos por abusos o agresiones de índole sexual.

Estos datos, por otro lado, ponen de manifiesto un ligero descenso de los quebrantamientos de condenas y de las medidas cautelares que se dictan en un proceso judicial. Así, frente a los veintidós delitos contabilizados en el partido judicial de Pontevedra en el 2016, doce meses después fueron dieciocho.

En relación con este aspecto, el pasado año se solicitaron en el entorno de la ciudad del Lérez un total de 44 órdenes de protección, dos más que en el ejercicio anterior. Treinta de estas peticiones fueron denegadas.

En cuanto a las catorce restantes, todas ellas conllevaron medidas de alejamiento y en trece se estableció, a mayores, que el denunciado se pudiese comunicar por cualquier medio con la víctima.

Se da la circunstancia de que, en al menos un caso, el juzgado autorizó la permuta del uso de la vivienda por otra durante el tiempo que se consideró pertinente. Se trata de una medida excepcional contemplada en la ley de protección contra la violencia machista para aquellos supuestos en los que ambos cónyuges o los miembros de la pareja sean copropietarios del domicilio en el que tengan su residencia.

De igual modo, junto con la orden de protección, en un caso se optó por suspender el régimen de visitas, así como en otros cuatro se hizo lo propio con la patria potestad del supuesto agresor.

Uno de los aspectos más controvertidos cuando se habla de violencia machista es el relativo a las renuncias. De hecho, hay expertos que abogan por que en este tipo de delito, las víctimas no se puedan acoger a su derecho a no declarar contra un familiar directo, caso del marido o el compañero sentimental. En todo caso, en Pontevedra es un cifra pequeña, aunque significativa, toda vez que el pasado año veintiocho mujeres, cuatro de ellas de origen extranjero, rechazaron finalmente comparecer como testigos.

Votación
0 votos
Comentarios

La violencia machista repunta en Pontevedra