Los minutos finales condenan a los granates desde el inicio liguero

El Pontevedra cedió al menos 14 puntos en la recta final de los partidos

C. P.
pontevedra / LA Voz

La condena del Pontevedra lo encadena al descenso. Desde que arrancó la liga, los granates han dejado escapar hasta 14 puntos en los últimos minutos de juego. La situación ha ido mejorando con las jornadas y el relevo en el banquillo impulsó este cambio de rumbo. Pero, otra vez, este fin de semana, los chicos de Luismi se tropezaban con su condena, la de ver escapar los puntos en el último cuarto de hora de juego. Ha pasado este sábado contra el Coruxo, en O Vao, pero también contra el Rápido de Bouzas, Cerceda, Toledo, Ponferradina, Depor B, Talavera , Guijuelo, Valladolid y Rayo Mahadonda. Diez jornadas en las que se han visto volar demasiados puntos. La lista es larga y la condena mayor.

Sin esos errores de última hora que dieron la vuelta al marcador, el Pontevedra podría estar entre la sexta y la séptima posición, codeándose con el Atlético de Madrid B o el Talavera, pero la realidad del terreno de juego es bien distinta y desde este domingo duermen en descenso directo. No acompañaron los resultados del Valladolid B, que viendo lo difícil que está la zona baja de la tabla se puso serio y metió tres goles al Talavera. Dejó atrás el descenso y al Pontevedra y Toledo, que con 30 y 29 puntos, respectivamente, siguen en la zona de peligro.

A favor de los granates está el haber intensificado la atención en los últimos minutos de juego para evitar mayores descalabros. En la era Luismi solo se suman tres partidos así, aunque los dos últimos son de especial gravedad teniendo en cuenta la situación de la tabla. Este fin de semana el Coruxo le devolvió la jugada a los granates. En el partido de casa, Añón firmó la remontada en el minuto 81 y dejaba los puntos en Pasarón, algo similar ocurrió el sábado con el tanto de Fernando en el 85. Al menos se pudo salvar un punto y se rompía el maleficio de jugar a domicilio, lo que supuso una inyección en el ánimo de la plantilla. La victoria impulsó a los verdes hasta el puesto 14. La del Coruxo en la primera vuelta fue una de las dos remontadas que el Pontevedra logró. La otra fue frente al Navalcarnero en la jornada 14 con un gol en propia puerta de Edu.

Ahora toca seguir con la remontada de la liga. Ya no valen excusas. Quedan en jaque 24 puntos y el Pontevedra debería llegar a los 44 o 45 para asegura la permanencia. Y más vale hacerlo cuanto antes. Sabiendo que los encuentros a domicilio no son el punto fuerte, están obligados a asegurar los cuatro partidos que quedan en Pasarón. Esos ya serían doce. Los otros cinco encuentros se jugarán fuera y sus rivales están en la misma lucha que ellos, la salvación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los minutos finales condenan a los granates desde el inicio liguero