«La disfagia es una alteración frecuente y pasa desapercibida»

La experta subraya el papel que juegan los familiares para detectar la dificultad para tragar

.

pontevedra / la voz

La asociación de daño cerebral Alento abría el pasado septiembre un punto de información en la ciudad. Este jueves el colectivo impartió su primera jornada práctica de formación para pacientes, familias y profesionales. Corrió a cargo de Teresa Pérez Peleteiro (Arbo, 1973), logopeda de Alento, y versó sobre alimentación segura y eficaz en personas con daño cerebral. En el área Pontevedra se calcula que cada año más de 600 personas sufren daño cerebral por diversas causas, entre ellas, un ictus o un traumatismo craneoencefálico.

-¿Por qué se eligió esta temática para la primera jornada?

-Es un tema que me implica a mí como logopeda y que afecta a las personas con disfagia por daño cerebral adquirido. Es una de las alteraciones más frecuentes que sufren estas personas y es dar a conocer los signos, los síntomas, cuáles son las consecuencias que puede tener y cómo paliarlas con adaptación de dietas y texturas. Es algo que a veces pasa desapercibido.

-¿En qué hay que incidir para combatir esa dificultad al tragar?

-La estructura de la charla pasa por explicar qué es una deglución normal, cuáles son órganos que intervienen, qué hace el cerebro para que sea posible. Y después vamos a entrar, porque la idea es que sea muy práctica, en cuáles son los signos o síntomas que nos pueden hacer pensar que un familiar tiene esta alteración y cómo podemos actuar.

-¿Cuáles son esos síntomas?

-Pues por ejemplo carraspeo después de comer, tos, hay personas que se quedan con una voz un poco húmeda después de comer, les entra un sueño raro...

-Además de seguirse unas pautas en cuanto a posturas y utensilios hay alimentos que se deben evitar. ¿Cuáles?

-Una vez que la disfagia está diagnosticada, hay tres tipos de dietas. Si la disfagia es grave, una dieta turmix o triturada; después hay una dieta de transición, y si es leve solo habría que modificar los líquidos. En líneas generales los alimentos prohibidos son aquellos que tienen doble textura, sopa, lentejas, es decir, aquellos que tienen un líquido y un sólido, también frutos secos, pan tostado y alimentos que suelten un líquido, como una mandarina o una sandía.

-Cuando la disfagia es grave, ¿hay más que la comida triturada?

-En esta época está muy de moda, hay casas comerciales que sacan productos. Antes solo había la dieta turmix, se hacía la comida y se mezclaba todo. Ahora ya hay productos que permiten trabajar los alimentos por separado y que ofrecen una presentación bonita. El preparado mantiene el sabor, a lo que se va es a la calidad de vida. Lo principal de la nutrición es que sea segura y eficaz y que no produzca problemas respiratorios, pero hoy hay muchos avances para hacerla atractiva.

-¿Puede haber desnutrición si la disfagia no se combate?

-Es muy habitual. Las personas van comiendo cada vez menos porque tienen dificultad. Ellas mismas rechazan la comida y poco a poco van perdiendo peso. También hay que incidir en las aspiraciones silentes, en las que la comida va directamente al pulmón y para el familiar es muy difícil de detectar, imposible. Pero la alimentación sólida debe mantenerse el mayor tiempo posible.

Votación
4 votos
Comentarios

«La disfagia es una alteración frecuente y pasa desapercibida»