Con la vista puesta en la Policía Científica

Alfredo López Penide
L. Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

27 feb 2018 . Actualizado a las 07:22 h.

Una vez concluida la labor de campo en la casa que la familia Araújo tiene en la parroquia pontevedresa de Mourente, son muchas las preguntas en torno al siguiente paso de la policía, la Fiscalía o la instructora de la causa judicial abierta a raíz de la desaparición de Sonia Iglesias en agosto del 2010. Las miradas del ministerio público y de la jueza están depositadas en Madrid. Es en la capital de España donde la Comisaría General de Policía Científica dispone de las instalaciones y laboratorios que están analizando las muestras recabadas en la vivienda la semana pasada. 

El resultado de estas pruebas determinará los próximos pasos. Una de las hipótesis que manejan los investigadores es la que apunta a la posibilidad de que los restos de la pontevedresa pudieran ocultarse en uno de los nichos del panteón de la familia Araújo en el cementerio de San Mauro. En este caso, en el seno de la Policía Nacional son conscientes de que los indicios en esa dirección tienen que ser abrumadores e inequívocos para que un juzgado autorice la exhumación de cadáveres.

Sobre esta línea de investigación, como con respecto a cualquier otra que pudiera estar abierta, el delegado del Gobierno evitó pronunciarse ayer apelando a que las investigaciones están bajo secreto de sumario. De igual modo, rechazó ahondar en esta cuestión o aportar cualquier dato que pueda poner en peligro las actuaciones policiales.