La oposición fuerza una modificación del IBI que será difícil de ejecutar

Enfrentamiento entre Marea y BNG a costa de la nueva normativa de veladores


Pontevedra / La voz

«É inexecutable. E non o digo eu, senón a tesoureira xeral do Concello». Así de contundente se mostró ayer en el pleno el concejal de Facenda, Raimundo González Carballo (BNG), ante la moción aprobada por toda la oposición para introducir modificaciones en el impuesto de bienes inmuebles (IBI). La moción la firmaban Marea, PSOE y Ciudadanos, y pretende que se permita fraccionar el pago del impuesto en cinco plazos y se establezcan mayores bonificaciones para familias numerosas y para inquilinos y propietarios de viviendas de protección oficial.

Lo «inexecutable» de la moción es dividir el pago en cinco plazos. Se pide que se permita un primer pago en marzo, y ahí es donde está el problema: en esa fecha, aseguró González Carballo, el Concello no dispone del censo definitivo del IBI, que tramita el Catastro, «polo que é imposible xirar recibos nesa data».

El concejal de Facenda se mostró menos conciliador que hace un mes, cuando Marea ya presentó una moción similar y fue rechazada. Entonces González Carballo se comprometió a que los técnicos estudiarían la viabilidad de la propuesta, que la plataforma ciudadana ya había incluido en sus exigencias para facilitar la aprobación de presupuesto. Ayer el nacionalista acusó a los proponentes de presentar la moción a sabiendas de que es inejecutable y solo para hacer patente la minoría del gobierno local.

«Parque temático»

No fue el único enfrentamiento Marea-BNG en el pleno. La modificación de la ordenanza de veladores generó también un duro debate. Marea presentar cinco enmiendas, entre ellas una nueva propuesta de horarios. La concejala de Urbanismo, Anabel Gulías (BNG), acusó a Marea de presentar las enmiendas como «excusa para non votar a favor» y recriminó que parecen pensadas «para liala e enredar» cuando se lleva un año consensuando la nueva normativa.

El portavoz de Marea atacó al BNG acusando al gobierno local de haber transformado el centro histórico «nun parque temático da hostalería», y tal fue su enfado que acabó votando en contra, para sorpresa de su propia compañera, Carmen Moreira. El pasado miércoles Rei había dicho que la ordenanza les gusta, por lo que el voto en contra fue una sorpresa. PSOE y Ciudadanos sí apoyaron la propuesta del gobierno local y la nueva normativa quedó aprobada. Tras el proceso de exposición pública entrará en vigor antes del verano, si bien habrá una moratoria de seis meses para su adaptación.

 

Prisión permanente revisable

El PP se quedó solo en su moción sobre la prisión permanente revisable. Se buscaba un apoyo del resto de corporación a la medida impulsada por el Gobierno central y que ahora está generando cierto rechazo parlamentario, pero todos los grupos municipales votaron en contra. Luís Rei (Marea), afirmó que «facer demagoxia cós sentimentos das vítimas é do máis ruín que se pode facer en política».

Brecha salarial

La moción del PSOE sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres fue aprobada por unanimidad. Se trata de que desde el Concello se promueva la igualdad efectiva incluyendo en los contratos municipales cláusulas que obliguen a practicarla.

Pabellón de Monte Porreiro

BNG y Marea votaron en contra de la propuesta del PP sobre la gestión del pabellón de Monte Porreiro. PSOE y Ciudadanos optaron por la abstención.

APROBADO

DENEGADO

IBI de la AP-9

Otra moción que se aprobó por unanimidad fue la defendida por Marea para instar que se eliminen los beneficios fiscales de que goza la empresa concesionaria de la autopista AP-9. Merced a una ley de 1972, Audasa está exenta de abonar el 95 % del IBI a los municipios por los que pasa la infraestructura.

Parque canino

El PP vio rechazada su tercera moción, esta por el voto de calidad del alcalde tras producirse un empate. Se trata de promover la creación de un parque canino en el entorno del Gafos. Solo el BNG votó en contra.

Servicio ferroviario

La segunda moción defendida por el PSOE también se aprobó por unanimidad. Se trata de instar al Ministerio de Fomento y a Renfe la mejora de la conexión ferroviaria de Pontevedra con Vilagarcía, Vigo, Ourense y Madrid, así como de los servicios que se ofrecen a los viajeros y a usuarios de bicicletas. También se insta a la Xunta a integrar el ferrocarril en el plan de transporte metropolitano del área de Pontevedra.

Seguridad viaria en Ponte Sampaio

El Concello de Pontevedra instará a la Xunta a ejecutar medidas de seguridad vial en Ponte Sampaio, en la carretera autonómica PO-264, entre Paredes y el límite con Soutomaior. Es un tramo de dos kilómetros en los que apenas hay 300 metros de aceras. El acuerdo, instado por el BNG y aprobado por unanimidad, sugiere habilitar aceras, instalar «lombos» y limitar la velocidad. Entre otras cosas, se propone que el puente medieval tenga preferencia peatonal y la velocidad máxima para el tráfico sea de 20 kilómetros por hora.

El PP presentó una enmienda para obligar a que el gobierno local se comprometa a habilitar zonas de aparcamiento en el entorno del cementerio o la iglesia, pero el BNG rechazó debatir esta la propuesta.

Moreira confundía el «parkour» con propuestas de aparcamiento

Ciudadanos presentaba una moción para habilitar una zona específica para practicar parkour en la ciudad, un deporte urbano que consiste en superar obstáculos urbanos de la manera más eficiente, sencilla y rápida posible. Son esos jóvenes que frecuentan parques y calles de Pontevedra saltando cornisas, bordillos, barandillas y otros elementos urbanos.

«Cuando leí la moción pesé que se refería a algo sobre aparcamiento», afirmó el portavoz del PP, Jacobo Moreira, que a continuación recriminó que la exposición de motivos de la moción fuera un «corta y pega» de la Wikipedia. Moreira reprochó a la concejala de Ciudadanos, María Rey, que recurra a Internet para elaborar sus mociones. Sugirió que, en todo caso, se aproveche como espacio para parkour el futuro skate-park. El PP optó por abstenerse, no sin antes advertir Moreira del riesgo de promover una práctica de este tipo en instalaciones municipales por el riesgo de lesiones. «Siguiendo ese mismo argumento, el PP tendría que proponer el cierre de cualquier instalación deportiva», replicó la portavoz de Ciudadanos.

El mismo reproche por beber de las fuentes de la Wikipedia empleó el concejal de Parques e Xardíns, Alberto Oubiña (BNG), contra María Rey, aunque los nacionalistas fueron más lejos y votaron en contra de la moción, lo que llevó a que fuera rechazada.

«Trasladaremos a los chicos y chicas que practican parkour en Pontevedra lo que piensan ustedes de su deporte», lamentó María Rey.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La oposición fuerza una modificación del IBI que será difícil de ejecutar