El «Chucurruchú» de Iglesias Vilarelle vuelve a sonar

El Consello da Cultura Galega presenta la edición, revisión y estudio de la pieza inspirada en la fiesta del Corpus


El Consello da Cultura Galega presenta este miércoles en el Museo la edición, revisión y estudio de la pieza musical Chucurruchú, de Antonio Iglesias Vilarelle. El acto contará con la presencia de la vicepresidenta del Consello, Rosario Álvarez, del profesor Luis Costa y del autor del estudio crítico, José Antonio Cantal.

Chucurruchú es el nombre popular de la procesión matinal que salía los años impares alrededor de Santa María, una semana después del día de Corpus. Una fiesta con mucho arraigo en Pontevedra en la que se inspiró Iglesias Vilarelle para plasmarla musicalmente en una suite en tres movimientos. Para el director, pianista y coordinador de la Sección de Música y Artes Escénicas del Consello da Cultura Gallega, Maximino Zumalave, «es un icono sonoro que sitúa a muchos pontevedreses en un preciso contexto de celebración popular y religiosa».

La pieza fue compuesto en 1937 y el estreno se realizó en 1939 en Lisboa, con dirección e, incluso, arreglos sobre el original de Luis de Freitas Blanco. La obra se volvió a interpretar en Pontevedra en 2015 con motivo del Concierto de las Letras Galegas dedicado a Filgueira Valverde.

Ahora, el Consello da Cultura Gallega publica esta obra con la colaboración del Museo de Pontevedra, que guarda la documentación que fue necesaria para su elaboración. Además de la partitura, el volumen cuenta con un estudio crítico a cargo de José Antonio Cantal Marino, profesor del Conservatorio Superior de Música de Vigo.

El compositor

Antonio Iglesias Vilarelle nace el 17 de enero de 1891 en Santiago de Compostela, aunque con dos años se trasladó a Pontevedra con su familia. Con 17 años comienza los estudios de Derecho, que interrumpe en noviembre de 1910 para irse a Madrid a ocupar un empleo en Hacienda, regresando a Pontevedra en los años veinte. Sus inquietudes intelectuales abarcaban muy diversos campos y su producción en el campo de la música fue la más destacada. En su juventud compartió instituto con Sánchez Cantón, Octavio Pintos y Blanco Porto y formó parte de los Ultreias. Y a través de su relación con Losada Diéguez ayudó a poner los pilares del Museo de Pontevedra y también del Seminario de Estudos Galegos.

Fundó con Blanco Porto la Filarmónica de Pontevedra y fue director de la Polifónica y del Conservatorio. Como músico cultivó diversos géneros, como el motete, a suite orquestal, el lied, el preludio sinfónico y la canción popular.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El «Chucurruchú» de Iglesias Vilarelle vuelve a sonar