Medio siglo de amistad inquebrantable

Tres amigos pontevedreses, Eladio Portela, Ventura Reyes y Ramón Barral, repiten cada Navidad un ritual que instauraron en 1968 y no se han saltado ni un año


Pontevedra / La voz

Corría el año 1968. Concretamente, el 22 de diciembre. El lugar, la mítica cafetería Lar, frente a las Ruinas de Santo Domingo. En medio del ajetreo de la Navidad, tres amigos pontevedreses, Eladio Portela, Ventura Reyes y Ramón Barral, se tomaban un aperitivo. Tratándose del día que era, de fondo sonaría en la radio el sorteo de la lotería de Navidad, que se celebraba ese día y a alguno de los protagonistas se le ocurrió descorchar una botella de champán. Ahí comenzó una tradición que ha perdurado hasta hoy.

Porque los tres amigos, que entonces tenían 26 años -son todos de la misma quinta, la de 1942- y ya han cumplido los 75, han sido fieles a aquella celebración, y cada 22 de diciembre han repetido el ritual de reunirse para brindar, charlar y mantener una amistad que la vida no ha hecho sino fortalecer.

Y no solo el día 22. Como son tres y tienen su punto de terquedad, no fueron capaces de ponerse de acuerdo a la hora de pagar y, ya puestos, quedaron para tomarse otra botella de champán el 31 de diciembre y una tercera el 5 de enero. Así pagaba uno cada vez. Y aunque tuvieron que modificar ligeramente dos de las fechas, han mantenido las tres citas navideñas: el 22 y el 30 de diciembre y el 4 de enero. Año tras año, y por encima de cualquier circunstancia, esas tres fechas están marcadas en rojo en sus calendarios y no se la saltan. Ni ellos ni sus familias, que saben que esas fechas son sagradas y exclusivamente para ellos.

Los tres alcanzaron el éxito en sus trayectorias profesionales y, sobre todo, personales. Eladio Portela, el más expuesto mediáticamente, dirigió con éxito una de las imprentas de referencia en Galicia, se dejó seducir por la política (fue teniente de alcalde en Pontevedra con cuatro regidores distintos) y presidió durante años la Cámara de Comercio de la ciudad. Ventura Reyes lideró la empresa familiar, Reyes Hermanos, una fábrica de harinas que se sobrepuso con él al frente a un pavoroso incendio que destruyó las instalaciones de la calle Loureiro Crespo dando pie a la construcción de la primera fábrica en el polígono de O Campiño. Y Ramón Barral hizo carrera en la banca y se jubiló como director general del Banco Caixa Geral, entidad en la que, con el nombre de Banco Simeón, ya trabajaba aquel 22 de diciembre de 1968.

Desde entonces, los tres han mantenido esa inquebrantable amistad. Durante décadas en la cafetería Lar, y cuando cerró esta se trasladaron al Jaqueyvi. También cerró y los tres amigos estuvieron varias Navidades sin un lugar fijo par reunirse, aunque nunca dejaron de hacerlo. Por fin desde hace unos años, el punto de reunión es el Alameda 10.

Allí volvieron a verse este 22 de diciembre. Era la quincuagésima ocasión en que reiniciaban su ritual navideño. Ya no brindan con champán sino con cava, y de nuevo volvieron a disponerse para un rato de buena conversación. Porque por esa mesa ha pasado la historia del último medio siglo de Pontevedra, de Galicia y de España, y en ella no ha habido nunca ningún tema tabú. Politica, negocios, familia... de todo se habla. Ellos dicen no recordar ningún año en especial de estos 50 que ahora cumplen reuniéndose cada 22 de diciembre. Vuelven a brindar por la amistad que han mantenido desde hace medio siglo, y por los años que vendrán. Volverán a verse el día 30 y el 4 de enero. Y el año que viene, y el otro... Por muchos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Medio siglo de amistad inquebrantable