Lezcano se refleja en Griezmann

Nieves D. Amil
nieves d. amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

RAMON LEIRO

El canterano marca sus dos primeros goles con el Pontevedra

15 dic 2017 . Actualizado a las 05:05 h.

Cuando Fernando Lezcano mira hacia su futuro piensa en Griezmann. Sueña con poder tener algún día la capacidad del delantero del Atlético de Madrid. «Me fijo en él, en algunos aspectos me parezco, él es muy trabajador, es ganador y le gusta marcar goles». La teoría la tiene grabada a fuego en su ADN futbolero, ahora queda encontrar la suerte y apuntalar el esfuerzo para alcanzarlo. El chaval de Vilagarcía que creció en la cantera del Pontevedra marcó el pasado miércoles sus dos primeros goles con la camiseta granate en partido oficial. Estos encuentros de Copa los utiliza Luisito para probar a la cantera y dar minutos a aquellos que no han tenido mucho protagonismo en la liga. Es su momento para lucirse. «Normalmente no voy en la convocatoria», reconocía Lezcano, que salió para sustituir a Jorge Hernández, autor del primer tanto, y marcó dos goles en 20 minutos, el segundo de ellos casi en el tiempo de descuento. «Para mi fue muy bonito poder marcar dos goles en el equipo donde estás desde enano», explica Lezcano, que aún estaba satisfecho por el trabajo hecho en Mosteiro. No quiere ni pensar que pasará el día que le toque marcar un gol en Pasarón. Aunque esta temporada ya está a pleno rendimiento con el primer equipo aún no ha pisado el estadio granate esta temporada, pero guarda en su memoria como hace dos años jugó unos minutos ante el Burgos cuando todavía estaba en juveniles. «Creo que lo hicieron para probarme, fue muy emocionante», señala Lezcano, que espera repetir ese momento. Este joven de 19 años, de Vilagarcía, quiere llegar muy lejos, aunque aquí debe seguir al entrenador de su ídolo, Diego Simeone, e ir «partido a partido». Tiene claro que su pasión es correr detrás del balón, lo sabe desde que su padre, muy aficionado al fútbol, lo metió en las categorías inferiores del Arosa. Y con solo 11 años un ojeador lo siguió durante algunos partidos hasta que le ofreció venirse al Pontevedra. En su casa no lo dudaron. Cambiaría de aires y abriría nuevas oportunidades. Sigue intentando abrir todas esas puertas, pero la llave solo se consigue a base de trabajo. Luisito le dio la oportunidad de subir al primer equipo, pero en lo más profundo lleva el esfuerzo y la pasión que le inculcó Óscar Guimaraes. «Aprendí mucho y disfruté mucho de él en lo personal y en lo deportivo», reconoce Lezcano, que no sabe cuando volverá a jugar.

El fútbol es su pasión, no cabe duda, pero no descuida sus estudios. «Estoy preparándome para entrar en un ciclo superior de deporte», explica. Por la mañana, estudia, y por la tarde, entrena. Viene cada día desde Vilagarcía. Lleva ya muchos años haciéndolo, pero no lo supone un esfuerzo, lo ve como una recompensa para su futuro. Su familia son sus incondicionales y ayer se sintió el Griezmman del Pontevedra al verse, además, aupado por sus compañeros.