«Aquí no estamos para hacer política»


El asunto es delicado. La teniente de alcalde de Pontevedra, Carme da Silva, participó el pasado día 6 en un debate en Azpeitia (Guipúzcoa) sobre Constitución frente a voluntad popular. Hasta ahí, todo normal. O debería serlo. Acudió a un acto público en nombre del BNG, no del Concello. El debate, de profunda carga ideológica, no presumía precisamente de pluralidad: BNG, CUP, Esquerres Per la República Catalana (que no ERC), y EH-Bildu, formación que organizaba la jornada. Y como representante de esta última formación participó Arnaldo Otegi.

La presencia del líder abertzale es la que dio trascendencia al acto. Para mal. Las redes sociales -esa nueva plaza pública que nos toca sufrir y en la que todo parece valer- cargó contra la pontevedresa. De las redes sociales, a la escena política. O al revés, ya que el PP local fue el primero en hacer de altavoz al asunto. El propio portavoz, Jacobo Moreira, llegó a tuitear que mientras él celebraba la Constitución «otros prefieren sentarse con terroristas».

(El grupo municipal del PP, hay que decirlo, tiene una extraña obsesión con Arnaldo Otegi. En un pleno en este mismo mandato llegaron a preguntar oficialmente al gobierno local si tiene intención de dedicar una calle al líder de EH-Bildu.)

Una semana después de celebrarse, la charla de Azpeitia volvió a salir a relucir. Un periódico digital madrileño se hizo eco del acto titulando La vicealcaldesa de Pontevedra dice que Galicia es una «colonia» española en un acto con Otegi y la CUP. Al margen del escaso rigor de la información -ni Da Silva es «vicealcaldesa» ni el BNG impulsó, como señala el texto, la declaración de Mariano Rajoy como persona non grata sino que fue una iniciativa de PSOE y Marea-, llama la atención que se ponga el acento en que el BNG considera que Galicia es una «colonia». Las redes sociales volvieron a echar humo. Y el entorno del PP volvió a la carga. El grupo municipal pretende que el alcalde dé explicaciones en el pleno del día 22. Lores ya lo hizo en público. Defendió la participación de su teniente de alcalde en el acto con Otegi -«somos unha forza política que fala, e falar non fai dano»-, y ratificó esa idea de que Galicia es una colonia -«desgraciadamente é certo, somos unha colonia cando non nos deixan tomar decisións»-.

El debate en el pleno será político, ideológico. Y es bueno que se dé. Aunque el hecho de que sea el PP el que lo promueva puede llamarle la atención al concejal de esta misma formación que en otro pleno (marzo del 2015) dejó una perla para las hemerotecas: «Estamos aquí para darle solución a problemas, no para hacer política». Pues vaya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Aquí no estamos para hacer política»