El Pontevedra se rearma desde atrás

Los granates no enlazaban dos partidos sin encajar gol desde marzo

.

pontevedra / La Voz

El empate firmado por el Pontevedra en el campo del Unión Adarve, aunque insuficiente para aliviar su complicada situación en la tabla, dejó algunos motivos para la esperanza en el seno granate. Y es que, pese a que el resultado mantiene a los de Luisito en zona de peligro con 19 puntos después de 18 jornadas, los mismos con los que cuenta una Ponferradina que ocupa el puesto de promoción de descenso, al bloque de Pasarón le quedó el buen sabor de boca de haber dejado su portería a cero por segunda jornada consecutiva, algo que no había logrado en todo el curso. E incluso echando la vista todavía más atrás, habría que remontarse a mediados del pasado marzo para encontrar el anterior precedente, cuando un Pontevedra inmerso en la lucha por clasificarse para la fase de ascenso ganaba por 0-1 al Lealtad y por 2-0 al Valladolid B en las jornadas 28 y 29 de la anterior temporada.

Esta pequeña conquista, aunque discreta, se considera un paso importante dentro del vestuario para iniciar la esperada reacción que, sin embargo, no acaba de llegar. No en vano, tras buena parte de las derrotas o resultados adversos de los granates Luisito lamentó especialmente los errores defensivos cometidos como principal causa. Y después de infinidad de cambios en la zaga, tanto de nombres como de sistema, el técnico parece estar dando al fin con la tecla desde que retornó al esquema con tres centrales, con el que los granates han encadenado sendos empates sin goles en las dos últimas jornadas ante la Gimnástica Segoviana y el mencionado Unión Adarve.

Una racha con distintas lecturas

Así las cosas, en sus últimas comparecencias pospartido fue el propio Luisito el que puso en valor lo que considera el inicio de la reacción granate. De hecho, en el último encuentro en Pasarón, cuestionado sobre si el cuarto empate encadenado por su equipo desde que presentó su dimisión tras la derrota en Talavera hacía peligrar su continuidad, el técnico de Teo respondió destacando que no habían perdido desde entonces. Y teniendo en cuenta que el domingo añadió una jornada más sin conocer la derrota a esta racha -a la que se podría sumar el triunfo en la ida de la Copa Federación-, el Pontevedra está firmando ya una de las mayores series de partidos sin perder con Luisito en el banquillo.

Pero, curiosamente, esta racha también tiene una lectura radicalmente opuesta. Y es que, si a esos cinco empates consecutivos en liga se le suman las derrotas encajadas en las jornadas 11 y 13 en Ponferrada y Talavera, además del empate en Pasarón ante el Fabril en la duodécima, son ya ocho los partidos de liga en los que el Pontevedra no conoce el triunfo, desde que ganó al Coruxo en casa el 22 de octubre. Por tanto, será el último duelo del año y de la primera vuelta que disputarán los granates ante el Atlético B el que resuelva si han iniciado su reacción, en caso de ganar, o si por el contrario profundizan en su mayor crisis de los últimos tiempos si caen derrotado. Aunque, a la vez, también podría darse el caso de que sumen un nuevo empate, resultado al que parecen haberse abonado desde hace un mes.

La vuelta de la Copa Federación ante el Rápido, mañana a las 20.30 horas en Mosteiro

El Pontevedra anunció ayer que disputará el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa Federación ante al Rápido de Bouzas mañana en el campo de Mosteiro a las 20.30 horas. El club ha decidido no jugarlo en Pasarón para no dañar el césped tras el temporal del domingo y la previsión de lluvia para mañana. En la ida, el equipo granate ganó 0-1.

Luisito no estará en el banquillo ante el Atlético B por su expulsión frente al Unión Adarve

A la espera de que se confirme su sanción, Luisito ya asume que no podrá sentarse en el banquillo en el partido frente al Atlético B, después de haber sido expulsado el domingo en el duelo ante el Unión Adarve en el minuto 80.

El colegiado del encuentro, José Luis Guzmán Mansilla, reflejó en el acta que había tomado esta decisión por «protestar con los brazos en alto, saliendo del banquillo y a viva voz una de mis decisiones, habiendo sido advertido anteriormente en varias ocasiones por el árbitro asistente N1 de que cesara de esta actitud». Por ello, todo apunta a que el técnico teense deberá enfrentarse a una sanción de, al menos, dos partidos, aunque habrá que esperar a la decisión definitiva del juez de competición que se conocerá, previsiblemente, en el día de hoy.

Votación
1 votos
Comentarios

El Pontevedra se rearma desde atrás