Elnosa: la empresa sí tiene un plan B

La compra de la clorera Solvay, en Torrelavega, garantiza la cuota de negocio de la firma CUF en suelo español. Pero la plantilla de Lourizán sigue en máxima incertidumbre


La firma portuguesa CUF, principal accionista de Electroquímica del Noroeste S. A., acaba de materializar esta semana la compra de la clorera Solvay, en Torrelavega (Cantabria). Una acción empresarial reveladora de que la propietaria de Elnosa se ha procurado un plan B para mantener su cuota de negocio en España en caso de que la fábrica de Lourizán tenga que paralizarse en breve. Recuerden que en apenas dos semanas, el próximo 11 de diciembre, Elnosa deberá dejar de utilizar mercurio en su proceso productivo en cumplimiento de la directiva de la Unión Europea. Si para ese lunes no se ha renovado la licencia verde (Autorización Ambiental Integrada o AAI), que decide la Xunta de Galicia, y al tiempo la prórroga de la concesión de ocupación de terrenos en zona marítimo terrestre, que debe resolver el Gobierno de la nación, a través de la Dirección General de Costas, Elnosa se pondrá en un offside legal muy inquietante. Inquietante para la plantilla; bastante menos para la propietaria, por lo que se ve.

Este movimiento de ficha por la parte empresarial indica, asimismo, que la plantilla de trabajadores del centro pontevedrés continúa a la intemperie legal, sumidos en la incertidumbre por los procedimientos administrativos que deben resolverse en Madrid y Santiago. Pese a que los trabajadores de la factoría de Lourizán han sido acusados de ser la «correa de transmisión de la empresa y del PP».

Los detalles de la operación revelan que CUF pretende invertir hasta 55 millones de euros en la modernización de la planta cántabra para instalar tecnología de membrana para adaptarse a la normativa europea. Es decir, la misma exigencia tecnológica que debería afrontar en Pontevedra y cuyo coste se ha cifrado en 44 millones de euros.

¿Excluiría la inversión en Torrelavega la que debería afrontar CUF en Lourizán? Esa es la pregunta que, razonablemente, se hacen los trabajadores y empresas auxiliares de Elnosa.

Rueda insufla oxígeno

En medio de este clima de incertidumbre comentado, Alfonso Rueda, vicepresidente de la Xunta, ha pretendido tranquilizar a los trabajadores y sus familias al anunciar que el gobierno gallego «hará todo lo posible» para que Elnosa pueda mantener su actividad en la ría de Pontevedra y «no se pierdan los puestos de trabajo». Indicativo de que si por la Xunta de Galicia fuera, la planta electroquímica tendría asegurada su continuidad. Pero el ejecutivo autonómico depende de lo que Madrid resuelva. Y la decisión que debe producirse en Madrid se está demorando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Elnosa: la empresa sí tiene un plan B