La maldición de los finales continúa

El Pontevedra ya se ha dejado ocho puntos en las postrimerías de los partidos


Pontevedra / La Voz

El empate encajado en Guijuelo, en un partido en el que ganaba por 1 a 3 con el tiempo reglamentario ya cumplido, ha elevado a siete los puntos que ha dejado escapar el Pontevedra en los minutos de descuento en las quince jornadas disputadas. Y a estos, además, debe sumarse la derrota sufrida en Talavera con un tanto en el minuto 88, con lo que los granates han dejado de sumar un total de ocho puntos en las postrimerías de los partidos. Una cifra que, de haber logrado mantener el resultado con el que llegaba al tramo final de los encuentros, haría que los de Luisito contasen actualmente con 24 puntos, lo que les situaría en la sexta posición provisional a solo tres puntos de los puestos de fase de ascenso.

Con 23 tantos en contra en lo que va de liga, el Pontevedra es a estas alturas el tercer equipo más goleado del grupo 1 de Segunda B, solo superado por el Valladolid B y el Toledo, con 24. Pero quizá lo más llamativo es que diez de estas dianas en contra llegaron superado el minuto 80 de partido.

Ya en la primera jornada, los de Luisito encajaron el 2 a 0, obra de Brais Méndez, en el minuto 81, en un partido en el que el Celta B se había adelantado en los primeros segundos de un encuentro que acabó 2 a 1 merced a un tanto de penalti de Añón casi con el tiempo cumplido. Y una semana después, el Pontevedra dejó escapar un punto ante el Rápido de Bouzas en el minuto 80, merced a un tanto de Trigueros que puso el 1 a 2 definitivo en el marcador en el estreno granate en Pasarón.

Dos jornadas después, en la cuarta, el Pontevedra volvió a dejar volar de su casa ante el Toledo dos puntos que tenía en el bolsillo después de haber remontado un 1 a 2. Entonces, un gol de Canario en el 94 estableció el 3 a 3 definitivo en el marcador. Y una semana más tarde, aunque el tanto no fue decisivo puesto que el Fuenlabrada ya ganaba por 1 a 0, un desafortunado rebote propició el segundo gol madrileño en el minuto 90.

Ya en la jornada siete, una semana después de que el Pontevedra estrenase su casillero de victorias dejando por primera vez su portería a cero frente al San Sebastián de los Reyes (3-0), los de Luisito lograron su primer -y hasta el momento, el único- triunfo a domicilio del curso en Ferrol. Pero incluso entonces, después de llegar a tener una ventaja de dos goles, un tanto de penalti de Pablo Rey en el 89 les obligó a sufrir hasta el final.

Tras este encuentro, hubo que esperar hasta la jornada 11 para que el Pontevedra recayese en el principal mal que le está condenando esta temporada. En su visita a Ponferrada, el conjunto granate aguantó el 0-0 casi 95 minutos, pero en la última jugada del partido vio cómo un gol de Pallarés resucitaba viejos fantasmas.

Esta dolorosa derrota, además, dio paso a una semana negra en la que el Pontevedra volvió a sufrir otros dos golpes similares más: en la jornada 12, ante el Fabril en Pasarón, con un gol de Pinchi en el 91 que establecía el 2 a 2 final. Y en la siguiente, en Talavera, con un tanto de Jesús Jiménez en el 88 con el que el equipo local culminaba la remontada en un encuentro en el que los granates se habían adelantado en el minuto 3, propiciando la dimisión de Luisito no aceptada posteriormente por el consejo de administración.

Por último, tras el empate ante el Navalcarnero, en un partido en el que el Pontevedra mejoró notablemente su imagen, el empate encajado el domingo en Guijuelo con otros dos goles en el descuento ha devuelto al primer plano una maldición de los minutos finales que se está convirtiendo en el principal lastre de los granates esta temporada.

Añón se mantiene al frente de la tabla de goleadores con diez tantos, cinco de ellos de penalti

La principal nota positiva que dejó para el Pontevedra el partido en Guijuelo fue la capacidad ofensiva que demostró el equipo granate ante un rival que llegaba al duelo como el conjunto menos goleado de la categoría junto al Fabril, con solo diez tantos en contra tras catorce jornadas. No en vano, los de Luisito fueron los primeros en lograr tres dianas ante los salmantinos merced a los goles de Añón, de penalti, y de Etxaniz, que vio puerta en dos ocasiones.

El tanto del coruñés, en su caso, supuso el décimo en su cuenta particular en lo que va de competición, lo que le afianza como el máximo realizador de la categoría con diez tantos. Y, curiosamente, la mitad de estos han llegado desde los once metros, distancia en la que tanto Añón como el Pontevedra no han dejado escapar ni una de las seis oportunidades de las que han dispuesto en el presente curso. Cinco de estos penaltis a favor se han producido en Pasarón, asumiendo el extremo la responsabilidad de transformarlos ante el Rápido de Bouzas, el San Sebastián de los Reyes, el Coruxo y el Deportivo B.

Primer doblete de Etxaniz

Por otra parte, los dos goles de Etxaniz han sido la otra nota positiva para los granates ante el Guijuelo. El delantero vasco, que hasta el momento solo había marcado un tanto, y de penalti, en la cuarta jornada ante el Toledo, firmó en tierras salmantinas el que, posiblemente, haya sido su mejor partido con el Pontevedra, anotando sendos tantos en los que hizo valer el oportunismo que se le exige a un delantero centro de sus características.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La maldición de los finales continúa