Poco Teucro para un gran Logroño

El equipo pontevedrés, limitado por las bajas, fue claramente inferior a los riojanos

.

Logroño / Área 11

Poca historia tuvo la visita de Teucro a la cancha del Logroño La Rioja. Los locales parecen haber encontrado cierta velocidad de crucero, y después de ganar en Pamplona se impusieron con comodidad a un Teucro que pronto se vio superado con claridad. No fue la noche del bloque azul, muy por debajo desde el primer compás (10-3 muy pronto) y con malas sensaciones tanto en defensa como en ataque. No era una cancha de la liga teucrista, y la cuestión es olvidar cuanto antes un desangelado encuentro, adelantado al martes ante la cita riojana en EHF frente a Minsk. Las bajas de los teucristas también se dejaron notar en las rotaciones de Quique Domínguez.

Comenzaba muy frío el encuentro, con bastantes errores en los dos bandos y primeras rentas para el Logroño. Borja Méndez entrando hasta seis metros daba un halo de esperanza, pero los de Jota no estaban dispuestos a dejarse remontar, después de los malos resultados para los franjivinos ante su parroquia en este primer tramo de la liga. Así, al paso por el minuto diez los locales alcanzaban una renta de cuatro (7-3), y en aumento gracias a un contragolpe culminado por Ángel Fernández que obligaba a Quique Domínguez a pedir tiempo muerto.

Lejos de arreglarse las cosas, el Logroño seguía jugando muy bien, con una defensa muy bien trabajada y que permitía recuperaciones y salidas en velocidad que superaban sin excesivos problemas a los azules. Juan Castro, a los trece minutos, ubicaba una máxima de siete de diferencia a favor de los locales (10-3). Además, Jakub Krupa estaba firmando un recital bajo los palos locales, mientras Lloria se desesperaba en el portal de enfrente.

Solo Andrés Moyano encontraba cierta fluidez y acierto en el balonmano ofensivo de un Teucro que llegaba a verse ocho abajo, 13-5. Con esa misma diferencia en el luminoso, ocho abajo, Quique pedía un nuevo tiempo muerto a nueve minutos del descanso. Pero la dinámica del encuentro estaba ya más que clara, con superioridad evidente de Logroño desde la portería y la defensa, pasando por una eficiencia en el ataque que permitió a los locales alcanzar el intermedio con un 20-12.

Sin opciones tras el descanso

Escasas opciones ofrecían los segundos treinta minutos para poder pensar en un milagro de los teucristas. Santana se ubicaba en la portería azul, y el encuentro no variaba en su decorado. Las anticipaciones defensivas de los riojanos permitían recuperaciones y contragolpes, mientras Quique Domínguez parecía ya resignado a la suerte del encuentro.

Así, el equipo riojano alcanzaba la decena de goles a su favor cuando el crono transitaba por el minuto cinco, tras un latigazo de Garciandia desde nueve metros. Y pocos minutos después se completaba un parcial doloroso de 5-0 que llevaba el marcador hasta un descorazonador 28-15. Trece de distancia y ya los dos banquillos que parecían pensar más en los siguientes compromisos de sus escuadras, ahorrando minutos a los más castigados.

Quintas rompía el maleficio logrando la decimosexta diana de los azules. Los locales parecían sacar al fin el pie del acelerador, con alguna pérdida en su juego de ataque que permitía un parcial de 0-2 con dianas de Borja Méndez y Moyano para poner en el tanteador del Palacio un 29-18 más digno. Eso sí, respondieron los de Jota con un nuevo tirón en el electrónico, elevando a trece la distancia para el Logroño, si bien hay que decir que el Teucro que nunca se dejó llevar, sino que apretó los dientes y trató siempre de mantener la fortaleza en defensa y de engordar las cifras en ataque.

Los menos habituales en el equipo de Logroño también buscaban hacer méritos ante Jota González, y así entre Sánchez-Migallón y Cadarso volvían a elevar las distancias (36-23) a menos de cinco minutos del final. Dani Hernández rompió la dinámica con un hermoso gol desde nueve metros, abriendo un parcial final de 0-3 para un Teucro que al menos permitió maquillar la derrota final. Y además, con goles de los jóvenes canteranos, como Pereiro y Alves.

37 - LOGROÑO: ?Krupa, Castro (2), Rocha (4, 1p), Garabaya (3), del Arco (4), Ángel Fernández (5), Garciandia (4) -siete inicial-, Sánchez-Migallón (2), Montoro (3), Kusan (5), Muñoz, Paredes (3), Cadarso (2), Romeo (ps).

26 - TEUCRO: Lloria, Borja Méndez (5), Balázquez (3), Quintas (1), Rial (4), De Castro, Iglesias (1) -siete inicial-, Moyano (5), Iván Fernández, Santana (ps), Hernández (4), Moledo (1), Pereiro (1), Alves (1).

Parciales cada cinco minutos: 2-1 (5’); 7-3 (10’); 10-4 (15’); 13-6 (20’); 17-9 (25’); 20-12 (descanso); 24-15 (35’); 28-15 (40’); 29-17 (45’); 32-20 (50’); 35-23 (55’); 37-26 (final).

Árbitros: Merino Mori y Moyano Prieto. Excluyeron dos minutos a Sánchez-Migallón, Garciandia y Paredes, del Logroño, y a De Castro y Moyano, del Teucro.

Incidencias: Palacio de los Deportes de La Rioja. Unos 950 espectadores.

Votación
1 votos
Comentarios

Poco Teucro para un gran Logroño