La plantilla granate hace autocrítica

Los jugadores asumen el toque de atención enviado por la presidenta, expresan su total apoyo al técnico y su compromiso para revertir la situación


Pontevedra / La Voz

Después de la tempestad, tras un domingo marcado por la dimisión de Luisito, la decisión del consejo de administración granate de no aceptarla y las declaraciones del pasado lunes de la presidenta, Lupe Murillo, anunciando cambios en diciembre si la situación no mejora, la plantilla granate busca la calma. Y lo hace desde el propósito de enmienda, mostrando su compromiso para lograr que el equipo mejore sus resultados y escale puestos en la tabla desde el trabajo.

Así lo expresa Kevin Presa, uno de los jugadores que lleva a las órdenes de Luisito desde que el técnico arribó a Pontevedra. El mediocentro granate admite que «ha sido una semana muy difícil», marcada por tres partidos en los que el equipo dejó escapar cuatro puntos en los últimos minutos. Y ante este escenario, el ponteareano no oculta que ahora es momento de «pararse a pensar en qué nos estamos equivocando».

Respecto al mensaje lanzado por la presidenta, Presa asume esta «llamada de atención» como lógica, y lo hace reconociendo que «está claro que hay cosas que tenemos que cambiar y mejorar, que no podemos seguir así». El mediocentro granate no esconde que los puntos que se han escapado en la última semana han sido fruto más de «pérdidas de concentración» y de «errores que no podemos cometer» que de cuestiones puramente futbolísticas. Y lejos de poner excusas, asume que ya no vale hablar de falta de adaptación de una plantilla que sufrió muchos cambios el pasado verano. «Al principio había que acoplarse, pero ya va un tercio de liga y no podemos seguir así», asegura.

En cualquier caso, el ponteareano también ve motivos para mantener la calma, y se muestra convencido de que Luisito es la persona idónea para dirigir al equipo. «Desde el momento en que nos comunicó su dimisión, fuimos unos cuantos jugadores a hablar con él y le dijimos que no era la solución, que estábamos con él y que todos juntos vamos a sacar esto adelante», afirma. Y recuerda, además, que «el octavo está a cuatro puntos», así que entiende que esta «no es una situación límite».

Por su parte, Mouriño, otro de los jugadores con más peso en el vestuario y que más años lleva en el club, no oculta la «preocupación por el tema deportivo» en el seno por la plantilla, lamentando que «los puntos que se nos están escapando nos están penalizando mucho». Aunque, a la vez, defiende que «no lo estamos mereciendo». El porriñés reconoce que los últimos días no han sido agradables para el grupo, y asume el mensaje lanzado por la presidenta avanzando cambios en diciembre si la situación no se revierte. «Entiendo la postura de la directiva, que hay que dar un toque de atención para que nos pongamos las pilas, yo el primero», señala. Y añade: «confío en que este mensaje que viene de arriba surta efecto»

Evitar el alarmismo

De todos modos, Mouriño también coincide con Kevin al considerar que el equipo no se encuentra en una situación límite, aunque a la vez admite que la forma en que se le escaparon puntos en los tres últimos partidos han pesado a nivel psicológico. «No hay que olvidar que si ante el Dépor B no hubiésemos encajado el empate en el descuento le habríamos ganado al hasta entonces líder y seguro que hubiéramos ido de otra manera a Talavera, ya que no es lo mismo jugar sabiendo que las cosas están saliendo bien, que saber que estás en una dinámica mala», analiza. Y tras reconocer que quizá el equipo está acusando cierta «ansiedad por querer ganar», añade que la única forma de cambiar esta tendencia pasa por imponerse el domingo al Navalcarnero. «Si lo hacemos, se normalizarán las cosas», augura.

Junto a estas dos visiones, de dos jugadores ya con una trayectoria notable en el Pontevedra, un recién llegado como Jesús Berrocal demuestra haberse imbuido ya en el espíritu del vestuario. Y cuestionado sobre su opinión sobre el mensaje lanzado por la presidenta, que abre la puerta a cambios en la plantilla en el mercado de invierno, considera que a ellos lo único que les queda es «seguir trabajando». «Sabemos que tenemos que mejorar a nivel de resultados, y ahora toca centrarnos en ganar el domingo y los siguientes partidos. Y cuando llegue diciembre, veremos qué pasa», apunta.

En cuanto a su opinión sobre qué le ha pasado al equipo en las últimas fechas, Berrocal se limita a decir que «analizaremos todo para corregirlo», si bien reconoce que «no sabría decir un por qué» para justificar lo sucedido en el tramo final de los últimos tres partidos. De todas maneras, lo que sí parece tener clara es la solución. «Debemos tener confianza en nuestro trabajo y el del míster, lamentarse ahora no sirve de nada», concluye.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La plantilla granate hace autocrítica