Segundos que valen victorias

El Pontevedra ha dejado escapar cinco puntos en los tiempos de descuento de tres partidos. De no haber hecho, estaría séptimo u octavo


pontevedra / la voz

El Pontevedra podría estar en estos momentos de sexto de la tabla. Séptimo como mucho. Podría si no hubiese sido por que los tiempos de descuento han repuesto los minutos perdidos a lo largo de las segundas partes de cada uno de los partidos por faltas e interrupciones varias, y se han llevado cinco hermosos puntos. En los segundos finales de tres de los últimos encuentros el club granate ha visto cómo se esfumaban, además, dos victorias y un empate. El disputado la tarde del 1 en Pasarón fue el tercero.

El empate obtenido ante el Deportivo Fabril dejó un sabor amargo en los labios de jugadores, técnicos, directivos y afición pontevedreses. Pese a no terminar en derrota, el gol marcado en el minuto 91 por Pinchi hizo tanto daño como el único punto que les dejó sumar. El problema es que tenían tres hasta el 90 cuando, de no haberse interrumpido el juego en varias ocasiones, tendría que haber sonado el pitido final. Todos ellos, con Luisito como portavoz, dibujaban en sus caras la decepción de ver cómo se difuminaba hasta desaparecer la victoria que en su caso sería, además, la quinta de una temporada que todavía luchan por arrancar en serio.

Dolió más, además, porque fue exactamente lo mismo que les ocurrió el pasado 10 de septiembre ante el Toledo. También en casa. Y también iban ganando. Y también fue un tanto, esta vez en el minuto 94, a escasos segudos del final, de Canario, que sentenciaba así el marcador con un 3 a 3 tras una remontada complicada de los granates.

Llueve sobre mojado

Y también fue más dura la situación porque hacía solo tres días que el Pontevedra dejaba escapar otro punto más, el quinto en el último mes y medio, ante el Ponferradina. En aquella ocasión fue Pallarés quien, ya en el 95, marcó el 1 a 0 en EL Toralín que dejó al conjunto granate sin opciones de remontada ni puntos que arañar.

De no haber sabido aprovechar tan bien esos últimos segundos los equipos rivales, ya fuera en casa -como contra el Fabril y el Toledo- o fuera -ante la Ponferradina- y haber tenido suerte en sus últimos intentos, las cosas serían muy diferentes para el Pontevedra. De no haber dejado escapar esos cinco puntos tan vitales, el cuadro granate podría mirar en estos momentos al resto de sus contrincantes desde una séptima posición que lo acercaría mucho más a los objetivos iniciales del equipo. Como mucho, desde la octava empatado a puntos con el Sanse (que tiene 19), ya que la tabla apenas habría sufrido otras modificaciones, teniendo en cuenta que dos de los tres rivales que se llevaron esos puntos tan necesarios, el Toledo y la Ponferradina, se encuentran en los puestos más bajos de la tabla (decimosexto y decimoctavo, respectivamente). El tercero, el Fabril, tampoco habría visto muy afectado por un cambio en el resultado que le diera la victoria el Pontevedra, en lugar del empate del descuento, ya que su segunda posición no depende de ese punto que se llevó al quedar en tablas. A dos puntos del líder, el Fuenlabrada, todavía saca una diferencia de tres al tercero del grupo, el Celta B.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Segundos que valen victorias