El micromecenazgo tienta a los artistas

Ya sea para sacar un juego de zombis o un nuevo disco hay quien no duda en apuntarse al crowdfunding

.

pontevedra / la voz

A punto de cumplirse doce años del nacimiento de los zombis de Apocalipsis Z, los muertos vivientes del otrora abogado pontevedrés Manel Loureiro gozan de una salud envidiable. En plena promoción de su nueva incursión literaria, Veinte, este escritor acaba de sorprender a propios y extraños apadrinando un juego basado en los personajes de su trilogía. «Estoy aquí para que me acompañéis en la siguiente etapa de esta fascinante aventura», reconoce al promocionar la plataforma de micromecenazgo con la que se pretende conseguir publicar este juego de mesa, «una experiencia interactiva (...) en al que los jugadores vais a poder tomar todas las decisiones de los personajes. Vais a dejar de ser espectadores pasivos como en una novela para tomar el control de la aventura».

De este modo, los aficionados interesados en tomar parte de esta iniciativa pueden aportar desde treinta euros, cantidad que da derecho a recibir un ejemplar del juego, hasta quinientos. Los tres que opten por esta posibilidad disfrutarán de una comida en Madrid, así como podrán echar una partida con el propio autor de Veinte, quien, además, se compromete a firmarles el juego.

La campaña de crowdfunding arrancó, como no podía ser de otra forma siendo Manel Loureiro, coincidiendo con Halloween y culminará el 10 de diciembre con la meta de haber alcanzado entonces los seis mil euros que se han marcado los impulsores de esta iniciativa como objetivo mínimo. A partir de ese momento, está previsto destinar un mes para terminar las ilustraciones, realizar la maquetación, revisar el producto y remitirlo a la imprenta. Se estima que la producción del juego abarcará tres meses, con lo que a partir del 11 de abril podría ser una realidad.

Este proyecto es uno de los muchos que tiene en marcha el escritor pontevedrés, quien ha visto como recientemente se reeditaba la trilogía que sustenta este proyecto lúdico. «Se ha transformado en una cosa maravillosa, en un longseller. Es el término que designa a estos libros que siempre están en las librerías. Es un estatus que es dificilísimo conseguir con un título y es algo que no depende de uno, no se puede conseguir a base de márketing o promoción, solo a base de que siempre haya gente deseando leerlo. Es una novela que se publicó hace diez años, que en literatura comercial es un mundo, y sigue ahí. Es una sensación embriagadora... Me genera entre perplejidad, zozobra, entusiasmo...», reconoce el autor.

A esto se suma la publicación de Veinte el mismo mes en que tres pesos pesados de la literatura han sacado sus nuevas novelas: Arturo Pérez-Reverte y Eva, Dan Brown y Origen, y Stephen King y Fin de guardia. Es algo que asume como el boxeador que se sube al ring para hacerse con el cetro mundial. «Para ganar la Champions League en algún momento vas a tener que jugar contra el Real Madrid o el Barça. Llega un momento en el que tienes que plantar reales y decir: ‘‘Aquí estoy yo’’».

¿Y el futuro? El juego, la reedición de Apocalipsis Z, nuevo libro en las tiendas... Manel Loureiro no para y, de hecho, asegura que tiene su agenda llena de iniciativas de distinta índole para los próximos años. A fin de cuentas, en su cartera tiene «un par de adaptaciones al cine y a la televisión», así como «un proyecto multimedia con Planeta que es maravilloso, pero del que no puedo contar nada», al tiempo que está ya «poniendo los mimbres de la siguiente novela» y está en contacto «con una multinacional sueca para hacer una cosa muy divertida». «Si no hiciera todo esto, me aburriría como una ostra», confiesa entre carcajadas.

Primer disco en solitario

Pero Manel Loureiro no es el único artista pontevedrés que ha acudido al micromecenazgo para ver realidad alguno de sus sueños. El escritor, curiosamente, comparte la misma plataforma de crowdfunding con Soulmacklein, alter ego de Camilo Serodio (Pontevedra, 1980), excomponente del grupo Delahoja con el nombre artístico de Loko23.

Con la disolución del grupo en el 2013 después de haber actuado ante cien mil personas en el Camp Nou y participado en la edición de aquel año del Festival Viña Rock, Soulmacklein se volcó en su carrera en solitario abrazando nuevos sonidos. Si Delahoja fue todo un referente en el rap patrio, con Welcome to la Isla, Camilo Serodio parece abrazar definitivamente el reggae.

El larga duración «constará de diez canciones con varias colaboraciones», reseña el propio artista en la web donde apela al micromecenazgo. Además, a modo de pildorita, el cantante ha colgado en su canal de Youtube un primer sencillo que lleva por título Pulsa Play. «Durante la campaña, soltaré un nuevo adelanto en forma de videoclip con una gran colaboración, al que seguirán varios sorteos de camisetas y sudaderas entre los mecenas», anuncia quien ya el pasado año sacó una maqueta, Summer is coming, con cuatro canciones.

En su caso, las aportaciones van desde los cinco euros, que dará derecho a la descarga digital de los temas que componen el disco, hasta los novecientos, que conllevan una actuación privada del propio Soulmacklein & Positive Band. Su intención, tener el larga duración listo en febrero.

Votación
0 votos
Comentarios

El micromecenazgo tienta a los artistas