Safari gratuito y a pie de carretera a las afueras de Pontevedra

María Hermida
maría hermida PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

En el vial que sube a la Brilat, después de pasar la base, se pueden ver en pocos minutos cabras, ovejas, ponis o burros

20 oct 2017 . Actualizado a las 11:49 h.

Conducir por la carretera que sube a al lago Castiñeiras por Figueirido es muchas veces un peligro, puesto que a la altura de Postemirón -ya en el término municipal de Vilaboa, aunque a tiro de piedra de Pontevedra- es habitual que salgan a la carretera cabras, ovejas o incluso algún equino. Quienes lo saben quitan ya el pie del acelerador en esa zona. Pero hay conductores que se llevan sustos tremebundos. ¿Qué ocurre en Postemirón? Si uno se baja del vehículo y camina unos pocos metros se da cuenta de que en realidad se trata casi, casi de un safari gratuito a las afueras de Pontevedra, donde seguramente muchos niños se lo pasarían de lo lindo observando a distintos animales que esta misma semana pastaban libremente de aquí para allá. «Para moita xente velos», reconoce un vecino, que añade: «Como agora os rabaños xa non son habituais...».

Las primeras en aparecer en escena son unas cabras. Hay más de una veintena. Pastan en un lado de la carretera y, cuando les viene en gana, saltan al otro. De cuando en vez pasean por el vial, aunque como buenas cabras que son les tira el monte y enseguida vuelven a meterse entre helechos. Las hay con cencerro y sin él. Y se nota que deben estar acostumbradas a las visitas, porque ni se inmutan cuando se les saca fotos a un palmo de ellas.

Unos metros más adelante aparece otro pequeño rebaño, en este caso de ovejas. No parece que les guste tanto pisar asfalto. Están un poco más apartadas de la carretera, pero siguen siendo perfectamente visibles para quienes pasen camino del lago Castiñeiras, otro de esos lugares que harían feliz a cualquier niño.