«Marcarse ahora un listón a largo plazo no sería bueno para nadie»

El futbolista cántabro aboga por trabajar al máximo cada día y pensar solo en el próximo encuentro

.

Adrián León (Santander, 1989) se ha erigido en las últimas jornadas como uno de los pilares dentro del esquema del Pontevedra. Después de una pretemporada en la que unas inoportunas molestias físicas le impidieron trabajar durante semanas al mismo ritmo que sus compañeros, perdiéndose los dos jornadas iniciales de la liga, el jugador cántabro se ha hecho indiscutible para Luisito, que le ha utilizado tanto en el centro del campo como en el eje de la zaga. Una confianza que León espera mantener, apelando siempre al trabajo para intentar llevar al equipo lo más arriba posible, aunque elude marcarse metas a largo plazo, centrando su discurso en pensar siempre en el siguiente partido.

-Nuevo equipo, nueva afición, nueva ciudad... ¿Cómo está viviendo estos primeros meses en Pontevedra?

-Pues estoy encantado. Estoy viviendo muy cerca de Pontevedra, al lado de la playa, y estoy feliz porque la que gente me está tratando muy bien. Y ahora solo espero devolverle el cariño jugando buenos partidos.

-Después de un mal inicio, el equipo ha encadenado tres victorias y ya se ha asentado en la zona templada de la tabla. ¿Ha sido un respiro para el vestuario?

-Sí, la verdad es que ahora vamos a entrenar con un poco más de alegría. Pero creo que antes también estábamos trabajando bien, lo que pasa es que los resultados no llegaban. Aunque sí es cierto que, cuando las cosas van bien, se lleva todo mejor.

-Ante el Castilla se vio uno de los mejores partidos del Pontevedra en lo que va de curso. ¿Qué ha cambiado?

-Lo que ha cambiado es que hemos logrado una seguridad defensiva que hace que no encajemos casi goles y, a la vez, por fortuna, nosotros ahora sí los estemos marcando. Pero creo que la clave es el trabajo diario y que estamos entrenando bien.

-Una lesión le mantuvo apartado del equipo en pretemporada y en las primeras jornadas. ¿Le llegó a preocupar perder comba respecto a sus compañeros?

-Hombre, sabiendo la competencia que hay en el equipo, sí fastidia no poder iniciar junto al resto de compañeros la liga. Pero a base de trabajo intenté ganarme un puesto y, si el míster confía en ti, se agradece y solo queda dar siempre el máximo.

-Ha jugado como pivote y como central. ¿En qué posición se siente más cómodo?

-Yo me encuentro cómodo en las dos facetas. Es cierto que de central el esfuerzo físico que haces durante el partido es menor que el que haces de mediocentro, pero repito que me encuentro cómodo en las dos posiciones.

-El míster ha insistido muchas veces en la necesidad de tiempo para que la plantilla asumiese sus métodos. ¿Le ha costado acoplarse a su filosofía de trabajo?

-Desde el principio, él me dijo que era un entrenador exigente, que iba a exprimirnos al 100 %, y lo está consiguiendo. Y es algo que después se agradece bastante, porque llegas a los partidos con una intensidad y una capacidad de esfuerzo terrible.

-Después de unos meses juntos y de conocer, además de a la propia plantilla, a parte de los rivales, ¿cuál cree que es el lugar del Pontevedra en esta liga?

-Yo creo que marcarse ahora un listón a largo plazo no sería bueno para nadie. Lo que tenemos que hacer es trabajar bien durante la semana para encarar bien todos los partidos. Y cuanto más arriba acabemos, mejor. Pero no creo que haya que marcarse la exigencia del play off ni nada parecido. Debemos ir partido a partido y trabajando todos los días.

-El domingo visitan al Rayo Majadahonda. ¿Qué es lo que más les preocupa del equipo madrileño?

-Sabemos que es un equipo al que le gusta tener la posesión del balón y desgastar al rival haciéndole correr detrás de la pelota. Así que intentaremos tener nosotros el balón y después, arriba, estamos haciendo goles, no con facilidad, pero sí que es cierto que estamos creando muchas ocasiones. Creo que el juego en las dos áreas será lo más importante.

Votación
1 votos
Comentarios

«Marcarse ahora un listón a largo plazo no sería bueno para nadie»