La «milagrosa» recuperación del río Lérez

El Concello suspende la captación de emergencia del embalse del Pontillón de Castro al constatar que en pocas horas, y pese a no registrarse ni una gota de lluvia, el caudal medio prácticamente se duplicó

.

Pontevedra / la voz

Desde el Concello de Pontevedra siempre se llamó la atención sobre la gran capacidad de recuperación que tiene el río Lérez, principal fuente de captación de agua para consumo doméstico e industrial en la comarca: a poco que llueva, el nivel medio del río aumenta considerablemente en pocas horas. Sin embargo, hasta ahora nunca había sucedido lo que pudo constatar estos días la empresa encargada del servicio de abastecimiento. En el margen de escasas horas, entre el fin de semana y la tarde del martes, el río incrementó notablemente su caudal en Monte Porreiro pese a que no cayó ni una sola gota de agua del cielo.

Concretamente, los datos aportados por el concejal responsable del Ciclo da Auga, Raimundo González Carballo (BNG), apuntan a que de los 1,9 metros cúbicos por segundo que se registraron el fin de semana se pasó en la tarde del martes a un caudal medio de 3,1 metros cúbicos por segundo, con picos de hasta 4,4.

La consecuencia inmediata de este sorprendente aumento del caudal medio es que se cerró la captación compartida del Pontillón de Castro, que vuelve a quedar como reserva. El pasado fin de semana, ante el alarmante descenso del caudal del Lérez, se optó por tirar de esa reserva de agua embalsada en Verducido, que solo se utiliza en casos de imperiosa necesidad. Desde el fin de semana, los más de 32.800 metros cúbicos de consumo medio diario se repartieron aproximadamente al 60/40 % entre el río y el embalse del Pontillón.

Pero estos datos no resuelven el misterio de la «milagrosa» recuperación de caudal del Lérez sin que haya lluvia de por medio. Para el gobierno local solo cabe una explicación. «No río hai dúas captacións. A do Concello en Monte Porreiro e a de Ence algúns quilómetros máis arriba, en Bora -apuntó González Carballo-. Se de repente e sen chover chega máis auga a Monte Porreiro, a única explicación que atopamos é que Ence reduciu o seu consumo».

El concejal señaló que el Concello tiene constancia de que el pasado martes personal de Augas de Galicia estuvo en el entorno de la estación de bombeo viendo el estado del río. Hay que subrayar que es la Administración autonómica, y no el Concello, la que tiene competencias para instar a Ence a reducir su consumo. «Viron a situación do río -continuó el concejal- e sospeitamos que deron orde á empresa para que baixara a súa captación. Non atopamos outra explicación».

Sin embargo, la empresa lo niega rotundamente. «En relación ás informacións sobre o aumento do cauce do río Lérez, Ence desexa informar de que dita variación do cauce non ten ningunha relación co Centro de Operacións desta empresa en Lourizán», indicó la empresa a través de un comunicado.

Desde Ence sí se reconoce haber reducido el consumo ante la situación de sequía, pero la fábrica sostiene que la decisión se ejecutó «hai semanas», por lo que no tiene relación con lo que sucedió en el río en las últimas horas. «A fábrica de Ence en Pontevedra aplicou hai semanas medidas para a redución do consumo de auga con obxecto de contribuír en todo o posible a mitigar os efectos da forte seca que padece Pontevedra e a súa comarca -concluye el comunicado-. Unha vez máis a compañía continua mostrando o seu compromiso co entorno».

A González Carballo no le sirven estas explicaciones, y no duda en apuntar a la pastera. «É especialmente grave -apuntó ayer- que unha empresa xogue desta maneira cos recursos hídricos de todos e nos obrigue a usar a reserva do Pontillón cando eles están despilfarrando auga».

El concejal pontevedrés insistió en que el consumo de agua de Pontevedra y del resto de municipios que se nutren de la captación municipal no ha sufrido alteraciones a la baja, por lo que tiene que haber otra explicación para el incremento del caudal.

Votación
3 votos
Comentarios

La «milagrosa» recuperación del río Lérez