Amizade denuncia discriminación en la Xunta

El colectivo presenta doscientas quejas por la falta de accesibilidad de la oficina de consumo


Pontevedra / La voz

Hacer algo tan simple como acudir a una oficina del Servizo de Consumo en Pontevedra resulta absolutamente imposible para personas con movilidad reducida. La razón no es otra que los escalones que hay que salvar para llegar a la oficina, ya que se encuentra en un primer piso sin ascensor.

La asociación Amizade registró ayer más de doscientas quejas dirigidas a la Xunta de Galicia para que acabe con esta muestra de discriminación hacia el colectivo. Consideran sangrante que sea la propia Administración autonómica la que mantiene esta situación pese a conocer la existencia del problema desde hace cinco años: en el año 2012 Amizade ya formuló públicamente la misma queja, sin que se haya hecho absolutamente nada para ponerle remedio.

«A mesma Administración que tería que evitar que se produzan casos de discriminación hacia as persoas con mobilidade reducida -indicó el presidente de Amizade, Paulo Fontán- é a que mantén esta situación desde hai anos».

En la labor de recogida de las más de doscientas quejas que ayer se depositaron en el Rexistro Xeral del edificio administrativo de la Xunta en Pontevedra participaron tanto Amizade como las asociaciones Xuntos y Amencer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Amizade denuncia discriminación en la Xunta